Patreon

¿Te interesa lo que escribo? ¿Te gusta el contenido de este blog? Pues quizá no sepas que tengo un Patreon. Patreon es una página de micromecenazgos en la que las personas que apoyan a un creador se comprometen a darle una cantidad de dinero mensual (¡yo tengo recompensas desde 1$ al mes!) a cambio de recompensas.

Échale un ojo, que a lo mejor te gusta lo que hay ahí.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Las pseudoterapias matan


El otro día me contaron una historia triste. Empieza con una mujer desarrollando en el pecho un tumor que al principio era pequeño y operable. La clase de cosa que, en el primer mundo y en el siglo XXI, supone una cabronada pero no una sentencia de muerte. Por desgracia, esta mujer decidió prescindir de la medicina y ponerse en manos de un curandero que prometió quitarle el cáncer a golpe de zumos y de cartas escritas por las amistades de ella para transmitirle buenas vibraciones. La paciente confió en el curandero, ya que (giro de los acontecimientos) éste era su marido. ¿Cómo iba su marido a engañarla, o a no querer lo mejor para ella?

Aquí tengo que hacer una digresión: me puedo creer que su marido de verdad quisiera lo mejor para ella. Lo fácil aquí es ver a todos los curanderos, chamanes y pseudomédicos como estafadores sin escrúpulos, cuando me da la sensación de que la mayoría creen de verdad en las mierdas que venden. No es tanto maldad como pura incompetencia intelectual: creer de verdad que cualquier estupidez (sea tradicional o recién inventada) vale lo mismo que los hechos contrastados y los tratamientos de verdad. Sumado, por supuesto, a una irresponsabilidad completa a la hora de asumir las consecuencias de los propios actos. En este caso, y como ya podrá imaginar cualquiera que lea esto, la consecuencia fue que la paciente murió de algo curable.

Cuando lo conté en Twitter, varias personas me preguntaron si no se podría procesar al marido (o, en general, a los curanderos que consiguen matar a su paciente) por homicidio. La pregunta se puede extender a un hipotético enjuiciamiento por lesiones si el paciente no muere sino que sufre algún daño. Sin embargo, existen problemas de toda clase para que estos procesos acaben con la condena del pseudomédico. En primer lugar, están las objeciones de orden práctico: alguien que ha perdido a un familiar cercano (progenitor, pareja…) no suele estar para muchos pleitos. La mayoría de estos casos acabarían antes de empezar.

Pero venga, supongamos que alguien reúne las ganas necesarias para meterse en ese fregado. El primer problema lo encontraríamos al analizar la parte subjetiva del tipo penal. O, en otras palabras: ¿los hechos se cometieron con dolo o por imprudencia? Porque la diferencia es importante: el homicidio doloso lleva pena de 10 a 15 años de prisión, mientras que el imprudente es de 1 a 4 años si la negligencia es grave y de una simple multa si es leve.

Se suele decir que el dolo es intencionalidad (conocer y querer el resultado) y que la imprudencia es una simple falta de cuidado, por lo que en principio la distinción entre ambos quedaría clara. Sin embargo, existe el llamado dolo eventual, que linda con la imprudencia consciente: en ambos casos el sujeto se plantea la posibilidad del resultado lesivo y, pese a no ser su objetivo, actúa.

No vamos a reproducir aquí todo el debate sobre la distinción entre ambas figuras. Solo diremos que el principal problema, como en todos los elementos subjetivos del delito, es saber qué pasaba por la cabeza del autor en el momento de cometer el delito. En el caso que motiva esta entrada, si el curandero se representó la posibilidad de que su mujer acabara muerta podríamos discutir si estamos ante dolo o ante imprudencia; si nunca previó ese resultado, por el contrario, estaríamos siempre ante imprudencia. Como in dubio pro reo, un dictamen de imprudencia sería el resultado más probable.

Vale, estamos ante un acto imprudente. Pero ¿es homicidio? ¿Se puede decir que el curandero ha matado a su paciente, que le ha causado la muerte? Aquí entramos en una maraña de problemas, tanto fácticos como jurídicos, que dificultan conseguir una condena. Para empezar, si el paciente está muerto es casi imposible probar lo que pasó en la consulta: ¿qué promesas le hizo el pseudomédico? ¿Qué mentiras le contó sobre el tratamiento médico? ¿Qué le dijo que tenía que hacer para que la estafa funcionara? No se sabe.

Es posible, entonces, que ni siquiera se pueda probar que el curandero convenció al paciente de que abandonara el tratamiento médico en favor de la estafa. Ya sabemos que estos timadores han abandonado la retórica de la medicina alternativa para hablar de medicina complementaria. La defensa del curandero lo tendría muy fácil: “mi cliente nunca le dijo al fallecido que dejara la quimioterapia, simplemente se ofreció a complementar ésta con técnicas holísticas”. Y ya estaría.

Incluso en el caso de que haya testimonios creíbles que se contrapongan a esta versión (familiares cercanos de la víctima, o incluso ésta si ha sobrevivido), el asunto se convierte en una cuestión de “mi palabra contra la suya”. Salvo que los testimonios de la acusación sean muy sólidos y creíbles, y a ser posible apoyados por pruebas documentales, sería difícil desvirtuar la presunción de inocencia.

Pero esto no es lo peor. Vamos a ponernos en el supuesto más favorable: tenemos grabaciones de las conversaciones del curandero, donde se le ve prometiendo sanación si el paciente abandona el tratamiento médico y se somete a su pseudoterapia. Pues aun así, sería difícil lograr la condena. La razón es que entre las actuaciones del charlatán y la muerte de su víctima media la propia actividad de ésta, que es en última instancia quien decide si acepta o rechaza los tratamientos “alternativos”. En otras palabras: por mucho que yo prometa curaciones milagrosas, si es el paciente quien me compra la moto no se puede decir que yo le matara.

Se aducirá de contrario que la víctima no era verdaderamente libre de elegir, porque el curandero le engañó. Y yo estoy de acuerdo. Pero el derecho tiende a ser poco comprensivo con las decisiones tomadas desde la desesperación. Se asume que, salvo situaciones de abuso emocional o dependencia grave, las decisiones son libres: si un paciente opta por prescindir de la quimioterapia y aceptar que un chamán trate de curarle el cáncer con zumos, no hay demasiado que se le pueda hacer.

Esta doctrina de la responsabilidad personal se aplica también cuando el delito no es el homicidio sino la estafa, por medio del concepto de “engaño burdo”. Si yo voy a un brujo a que me quite el amarre que creo que me han hecho y aun así mis circunstancias vitales no cambian, mi denuncia por estafa va a acabar en vía muerta. Los tribunales consideran que esta clase de cosas (hechicerías, vudú y, sí, pseudoterapias) son engaños burdos, lo que paradójicamente reduce la protección de quienes caen en ellos: si el engaño podría ser destapado con una diligencia normal por parte de la víctima, no se considera estafa.

Volvamos al homicidio. Por desgracia, el argumento que he expuesto no es un invento mío: es la solución que un Juzgado de Valencia ha dado al caso de Mario Rodríguez, que murió después de que un curandero le convenciera de dejar su tratamiento contra la leucemia. La sentencia concluye que Mario tomó una decisión libre, por lo que su muerte no es imputable al charlatán. Además, usa otro argumento, también muy común en esta clase de procedimientos: que no queda acreditado hasta qué punto el parón en el tratamiento provocó la muerte del joven. Este segundo argumento es más débil, puesto que puede combatirse con periciales.

Escribo esta entrada justo la semana en que me entero de un estudio de Yale sobre la probabilidad de muerte en pacientes con cáncer que “complementan” su terapia con mierdas no curativas. Resulta que la posibilidad de morir se dispara porque tienden mucho más a abandonar el tratamiento. Lo cual es lógico: ¿por qué iban a pasar por cosas tan invasivas como la quimio o la radio si les están prometiendo que con zumos, oraciones o cristales cuánticos quedarán curados?

Veremos en qué para el asunto de Mario Rodríguez, que está ya recurrido. Pero sea cual sea la sentencia final, ya es tarde para él, igual que lo es para la mujer cuya muerte ha motivado esta entrada. La persecución de estos terroristas de la salud no puede dejarse en manos de los familiares de los muertos, entre otras cosas porque no deberíamos esperar a que hubiera muertos. El legislador y el resto de operadores jurídicos tienen que concienciarse y empezar a recuperar el tiempo perdido.

Vivimos en una sociedad cada vez más capaz de curar enfermedades. No sé en qué cabeza cabe que sea la misma sociedad en la que está haciendo su agosto una panda de estafadores sin pizca de vergüenza que convencen a la gente de abandonar el tratamiento. Hay que ponerles coto a la de ya.



¿Te ha gustado esta entrada? ¿Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la página de Patreon de Así Habló Cicerón. A cambio podrás leer las entradas antes de que se publiquen, recibirás PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun así sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma página a la derecha tienes un botón de PayPal para que dones lo que te apetezca. ¡Muchas gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario