jueves, 25 de enero de 2018

El retorno de la mili

Todo lo malo acaba volviendo. Creíamos que el servicio militar obligatorio era un fantasma del pasado y de repente, sin comerlo ni beberlo, nos encontramos con un debate sobre si debería reimplantarse. La cosa es que Emmanuel Macron quiere establecer una especie de “mini mili” de un mes enfocada a dar formación militar a la juventud, y los patrioteros de todo signo están que no cagan. Por supuesto, nos hemos tenido que comer el típico artículo de un iluminado que quiere para los chavales españoles de ahora lo mismo que él rechazó en su momento.

En España, la Constitución permite la existencia de un servicio militar obligatorio siempre que se garantice el derecho a la objeción de conciencia mediante un servicio social sustitutivo. Nada impide, por tanto, que vuelva la mili o que se instaure un servicio similar a lo Macron. De momento Ciudadanos lo ha rechazado (Francia no es España, y lo que allí suscita apoyo popular aquí no genera más que rechazo), pero ya se sabe cómo son estos globos sonda: la idea se va a quedar por ahí hasta que a alguien le convenga volver a sacarla.

La cuestión es que no acabo de entender para qué serviría reinstaurar la mili. Por un lado está el argumento liberal clásico que llevó a instaurarla por primera vez: si la soberanía es nacional, el ejército debe ser el pueblo en armas. La defensa de la nación no debe ser el privilegio de unos pocos nobles, sino una prestación que realizan todos los ciudadanos en cuanto tales. Además, que el ejército sea un cuerpo separado del pueblo es un riesgo evidente, porque si se pusiera levantisco nada impediría que tomara el poder por la fuerza.

El argumento siempre me ha parecido débil. Para empezar, solo cuadra bien con una versión militante de la condición de ciudadano, algo que ni mucho menos tenemos en la actualidad. La desafección hacia el Estado es total, y eliminar esa circunstancia es una condición indispensable para que una leva popular tenga éxito. Si la gente no lleva como timbre de honor el ser ciudadano y el defender a la patria, el reclutamiento forzoso lo único que consigue es una tropa desmotivada y que solo quiere pasar la mili con el menor número de marrones posibles. Lo que ha sido siempre, vamos.

Además, mientras siga existiendo el ejército profesional, es irrelevante de dónde procedan los soldados. Supongamos que mañana un general con más galones que neuronas se pone levantisco y decide resucitar la ancestral tradición española del pronunciamiento. ¿De verdad alguien se cree que el hecho de que los soldados sean de leva va a impedir el cuartelazo? Lo dudo mucho, y la existencia de esa misma tradición de pronunciamientos avala mis dudas. De hecho, casi me fiaría más de los soldados profesionales, porque se juegan la carrera si el golpe sale mal.

Junto a los argumentos clásicos, han aparecido de repente toda una serie de razones de nuevo cuño que justifican meter a los chavales en cuarteles. Están vinculadas, como no, a la lucha contra el nuevo Malo Maloso que Amenaza Occidente: el ISIS. La mini-mili de Macron busca que la ciudadanía conozca “las prioridades estratégicas del país”, entiendan “las grandes problemáticas de la seguridad” y se entrenen en actividades físicas. Lo que el mismo presidente llamó “una formación militar elemental” para todos los hombres y mujeres jóvenes de Francia.

No acabo de ver la utilidad de la medida. Incluso los propios palmeros del asunto, como el articulista de El País que he citado más arriba, entienden que no hay quien pueda parar a un tipo que se sube a un camión y empieza a atropellar inocentes. Aunque el susodicho articulista matiza que, dado que esas cosas no se pueden evitar, “parece sensato” darle a la ciudadanía nociones de autodefensa. Sudores fríos, ¿eh? Lo que más necesitamos en situaciones de emergencia: cientos de cuñados entorpeciendo la labor de los profesionales porque ellos hicieron un mes de mili hace diez años.

Seamos serios: un mes no sirve para darle a nadie formación útil de nada, y más si no se refresca de forma periódica. Así que no, lo que se busca aquí no es enseñar habilidades. Y entonces, ¿qué es? Simple, adoctrinar. Toda la propuesta habla de “disciplina”, de “respeto a la autoridad”, de “aumentar la cohesión social”, etc. Una serie de valores desfasados que dan bastante grima, la verdad. Cabe recordar que, en un estado democrático, el ciudadano tiene pleno derecho a no ser disciplinado, a no respetar a la autoridad y a odiar a todos sus compatriotas.

Al final, como siempre, el espíritu de una medida no se halla en la retórica de los políticos que la defienden sino en las barbaridades que se sueltan en la sección de comentarios. Cientos de garrulos con teclado dicen que muy bien, que una mili les hace falta a los jóvenes, que ojalá fuera de seis meses y que vale ya de tanto smartphone y de tanto botellón. ¡Así aprenderán disciplina y dejarán de estar mimados por sus papis! El cuento de siempre: como ellos tuvieron que aguantar una basura carcelaria que les dejó marcados, miran con envidia a los que nos libramos. Es el mismo discurso que se repite sobre el bullying: que forma carácter, que ahora somos todos unos blandos… Basura.

Lees los foros y es alucinante. Tanto resentimiento hacia quienes no tuvieron que comerse la mili no puede ser sano. Al parecer, el servicio militar te enseña a convivir con gentes muy distintas; por algún motivo, las redes sociales, que te permiten tener amigos en literalmente todo el mundo, no valen para eso. También enseñan compañerismo y responsabilidad, supongo que esta última entendida en el sentido de “si no haces lo que te grita un iletrado vestido de payaso, te sancionan”. Hay quien habla del asunto como un rito iniciático, lo cual no deja de ser preocupante. Y por último, parece ser que es la solución para que los jóvenes de hoy en día dejen de ser unos ni-nis. ¡Y yo pensando que lo que sucedía es que había una crisis económica del carajo!

En fin, tampoco tiene sentido comentar nada más: la propuesta de reimplantar la mili no es más que resentimiento disfrazado de cohesión social. Sin embargo, hay una circunstancia en la cual yo estaría dispuesto a apoyarla: que los primeros en ser reclutados sean los de la banderita de España en los balcones y los de los comentarios favorables a la medida. ¿No les gusta tanto este país? ¿No es tan positiva la mili? ¡Pues hala, a defenderlo, a hacer el paso de la oca, a aguantar al chusquero mientras los demás nos tocamos las narices!

Además, la medida se financiaría sola: yo, por lo menos, pagaría por verla.






¿Te ha gustado esta entrada? ¿Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la página de Patreon de Así Habló Cicerón. A cambio podrás leer las entradas antes de que se publiquen, recibirás PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun así sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma página a la derecha tienes un botón de PayPal para que dones lo que te apetezca. ¡Muchas gracias!

28 comentarios:

  1. Buenos días Vimes,

    La vedad es que me ha sorprendido mucho esta noticia. No tenía ni idea. La verdad es que últimamente vivo alejado del mundo. Pero en fin, me preocupa una cosa que ya me preocupaba cuando el servicio militar era obligatorio e intentaba librarme. Recuerdo haber discutido en clase de Filosifía del Derecho sobre la inconstitucionalidad de que fuera solo obligatorio para los hombres y tú has escrito en masculino tu post ¿la idea es que nos formemos solo los hombres? ¿no habrá cuarteles mixtos? Una pena... o no, depende de como te coja el cuerpo.

    Quizás han pensado que las mujeres vayan mejor a clases de urbanidad, al fin y al cabo parece que es la carencia que trata de cubrirse ¿no? la de los valores ¡Ay, si Pilarita levantara la cabeza!

    Ya solo falta que modifiquen la regulación legal del artículo 15 in fine de la Constitución porque, aunque os hayan dicho lo contrario, en España sigue existiendo la pena de muerte. Ahí sigue, en nuestra Constitución, así que mejor nos dejamos de hipocresias y la regulamos legalmente.

    ¡Cuántas cosas por cambiar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nah, lo de escribirlo en masculino ("los soldados" en vez de "la soldadesca" :p) es por puro olvido, pero Macron propone que su mini-mili sea también para mujeres, y si se implantara en España no tengo dudas de que sería mixta. ¡En estos tiempos de igualdad, tanto hombres como mujeres tienen el deber de perder un tiempo precioso de sus vidas en ser adoctrinados!

      Hombre, en España no existe la pena de muerte. Una cosa es que la Constitución reconozca la posibilidad de castigar ciertos delitos con esa pena y otra que la ley lo haga, y en este caso la ley no lo hace. De hecho, el Convenio Europeo de Derechos Humanos la prohíbe en uno de sus protocolos anexos. ¿Que estaría bien modificar el artículo 15 para quitar esa mención? Pues no digo que no, pro no me parece urgente.

      Eliminar
    2. (He corregido algunas cosas, para que quede claro que la medida de Macron se enfoca a toda la juventud francesa, no solo a los hombres.)

      Eliminar
    3. Siendo honestos lo que dice el artículo 15º es que está prohibida en tiempos de paz, lo que quiere decir que podría aplicarse tal vez en tiempos de guerra, pero no hay ningún delito que sea penable con la muerte, así que en la práctica como que tampoco se aplica en tiempos de guerra.

      Respecto a países que tienen actualmente servicio militar obligatorio, el ejemplo que viene a la mente dentro de Europa es Suiza, y allí el servicio militar es mixto tanto para hombres como para mujeres. No es un entrenamiento militar completo pero sí entrenamiento básico en uso de armamento, formación y algunas tácticas de guerrilla.

      Eliminar
  2. No sé por qué quitaron la mili. Con lo bien que me lo pasé yo, y lo útil que fui a Dios y a la Patria, tocando el tambor en cuantos desfiles y procesiones se me ponían a tiro.
    No sé qué habría sido de España si yo no hubiera pasado ocho meses desfilando.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me lo pasé teta y no me arrepiento. Y ni no lloro x los que no lo habéis hecho. Muchas cosas que dices son más bien absurdas. Quizá es el desconocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hala, pues para ti toda esa mierda xD Yo para pasármelo teta prefiero buscarme la vida en vez de meterme en un cuartel.

      Eliminar
  4. Porque me ha pasado la edad, si no, de qué demonios iba a defender yo a una "patria" dirigida y gestionada por mayoría de ladrones, corruptos, ineptos y cínicos que viven a cuerpo de rey, se salen de rositas constantemente y cargan de problemas a esa misma "patria". Uno de los cuales es precisamente la emigración masiva de su talento patrio.

    Andad y que os den.

    Es más, dependiendo de quién nos invada, en mi libre albedrío, no huiría, igual me alío con ellos.

    ResponderEliminar
  5. También está la cuestión de la utilidad desde el punto de vista militar. Militarmente hablando habría dos opciones: que supusiese sustituir el ejército profesional por un ejército basado en la conscripción o que se instituyese como una "home guard", esto es, una reserva que se entrena como tropas de segunda línea y se moviliza solo en caso necesario (los casos más famosos son los de Suiza, Reino Unido y Suecia, siendo en los dos últimos un servicio voluntario). En el primer caso hay que ver las diferencias entre un ejército profesional y uno basado en la conscripción: un ejército profesional tiene mejor calidad en el factor humano y generalmente también en el armamento, mientras que un ejército basado en conscripción tiene la ventaja de que permitiría desplegar una mayor cantidad de tropas. Sin embargo, España no es la Alemania de la 1ªGM ni la URSS de la 2ªGM: no tiene una población enorme suceptible de convertirse en conscriptos en caso de guerra ni los recursos industriales para armar a la población que sí tiene. Un ejército basado en la conscripción (o servicio militar obligatorio) sería inviable para España, puesto que lo máximo que podría aspirar a armar y equipar correctamente sería como mucho medio millón de soldados, que es menos de 5 veces el número de soldados que tiene en activo. Eso sin contar con las deficiencias que causaría en el cuerpo de oficiales puesto que el actual es un cuerpo de oficiales adaptado a un ejército profesional de entre 100.000 y 150.000 hombres, no a un ejército cinco veces más grande. Los costes de esta medida no compensan puesto que militarmente no da ninguna ventaja, no con la población y tejido industrial de España por lo menos. El otro planteamiento tiene la ventaja de que no supondría una pérdida de la calidad de las tropas puesto que sería un complemento al ejército profesional que ya hay. No obstante presentaría los mismos problemas relativos a armar y equipar a dicha guardia además de entrenarla adecuadamente. La única forma viable a mi parecer es que se establezca de forma similar a la "Home Guard" sueca, esto es, una reserva que emplee tácticas de guerrilla (que requieren menos armamento).

    Ninguna de estas medidas tendría efectividad real a la hora de enfrentar un conflicto terrorista más allá del hecho de que los reservistas estarían mejor concienciados respecto a los objetivos habituales de los terroristas y su modus operandi. No obstante la forma de luchar contra grupos terroristas se basa principalmente en la inteligencia y el reconocimiento, no la fuerza en sí. Lo más efectivo contra una célula terrorista es un operativo con un grupo de operaciones especiales (tanto militares como policiales) apoyado en una red de inteligencia especializada. Es decir, lo contrario a lo que daría la mili: daría una fuerza grande en tamaño de conscriptos poco entrenados y con poco personal de inteligencia o reconocimiento (que requieren años de entrenamiento para establecerse de manera efectiva). Sería el equivalente de sustituir las fragatas lanzamisiles F-100 por una docena de destructores de la 2ªGM cada una: tendrías más fuerzas pero mucha menos capacidad individual y en términos efectivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué te voy a decir si tienes más razón que un santo. Eso apoya la idea de que en realidad esto no va de responder de forma efectiva ante el terrorismo, sino de militarizar y disciplinar a la juventud.

      Eliminar
    2. Es que no se sabe todavía si es de la juventud o de la infancia. Tampoco está claro cuándo se sabrá: la comisión parlamentaria encargada del servicio nacional obligatorio o especie de mili iba a presentar sus conclusiones mañana. No lo hará, y el viernes comunicó que las aplazaba sin fecha. France.info publicó cómo iba a ser y no coincide con lo que prometió Macron, que ya ha avanzado que no solo concierne al Ministerio del Ejército. Parece que se va a articular en dos fases: la primera se empezaría a los diez años y se terminaría a los dieciseis. El sistema escolar tendría que encontrar una semana de curso en la que enseñar valores de cohesión y defensa de la República: serviría para obtener el pasaporte ciudadano y una reducción en el carné de conducir.
      La segunda fase seria de los dieciocho años a los veintiuno —¿te llama el Estado a cumplir con la Patria? ¿Vas tú cuándo te venga mejor? No se sabe— y consistiría en un curso de un mes. ¿Y dónde? ¿Te podrán mandar a Martinica viviendo en Lyon? Ni idea. ¿Pagarán como en el servicio militar voluntario que estableció Hollande en 2015? ¿Con el mismo criterio, es decir, según la titulación? ¿O ni eso? ¿Te podra´ás sacar el carné de conducir? ¿Y qué hay del pase a la reserva movilizable en caso de urgencia o desastre? ¿Se podrá objetar? Está todo en el aire. Ya se ha planteado una pregunta en la Asamblea Nacional: a ver qué contestan y cuándo.
      Para lo único que van a servir es para tener batallitas de la mili, porque lo que es para aprender capacidades básicas para ser empleable, que es uno de sus objetivos, seguro que nada.

      Eliminar
    3. Madre mía, qué horror y qué indefinición :/

      Eliminar
    4. —El servicio nacional obligatorio y universal. —¿Cómo dice? —Digo...¡El servicio nacional obligatorio y universal! —¿Qué significa eso? —Nada...¡y todo! —Pero, ¿qué es? —Nada, y sin embargo ¡es algo! —Es decir... ¿qué hace ese algo? —¡Da miedo!
      Dejando a Fantomas, tienen que definirlo. Y entonces ya se verá. Habrá bronca, creo yo.

      Eliminar
    5. Parece que no sabremos más hasta abril. Macron no ha concretado el día.

      Eliminar
    6. Cualquiera que diga que esto va de lucha contra el terrorismo no tiene ni idea de guerra antiterrorista. Lo importante en este caso no es la fuerza en sí: quieras o no cualquier país tiene muchísimo más personal militar en activo que una célula terrorista. Lo peligroso de las células terroristas es que operan en tu propio enemigo y son difíciles de localizar. Pero una vez que se han localizado destruirlas es tan sencillo como mandar un operativo policial o militar al sitio donde estén. No necesitas poner un servicio militar que te de millones de soldados en una reserva poco entrenada para acabar con una célula terrorista (como mucho 100 personas, y eso suponiendo que es una célula central que abarca a varias), para destruirla te basta con las fuerzas que ya tienes. Lo que necesitas es saber donde está, tenerla localizada y monitorizada.

      Efectivamente esto es más posiblemente una forma de disciplinar a la juventud y de reducir de manera ficticia el paro. Digo de manera ficticia porque en la práctica no se emplearía a nadie realmente, solo se mantendría a los jóvenes en un "limbo legal" en que no estarían en las listas del paro durante el servicio militar.

      Mi predicción: Macron va a tener que dar marcha atrás a esta medida porque el coste es altísimo en relación con el beneficio (beneficio real ninguno, pero permite maquillar algunas estadísticas de paro) y la población lo más seguro es que esté predispuesta en contra de ella.

      Eliminar
    7. En tu propio territorio, perdón.

      Eliminar
    8. Yo también pienso que acabará reculando.

      Eliminar
    9. Es que no compensa desde el punto de vista económico. Si suponemos que esa mili afecta a un millón de personas cada año (que pasan a ser reservistas), eso significa que hay que alimentar, equipar y armar a un millón de personas, y eso es bastante caro. Además de que hay que expandir las academias de oficiales y las rutas de suministros. A efectos prácticos el presupuesto de defensa francés se triplicaría como mínimo, y eso a cambio de... Bueno, podría maquillar las cifras del paro reduciéndolas en 1 millón porque los reclutas estarían en un "limbo legal" y no podrían entrar dentro de las cifras del paro. Lo de "disciplinar a la juventud" es basura reaccionaria que cabría preguntarse por qué hay gente que se la cree después de haber sufrido dos guerras mundiales que si alcanzaron la crudeza que alcanzaron fue justamente por ese tipo de cosas.

      Eliminar
    10. Te han dado la razón en dos cosas. Una es en que como en un mes no se aprende nada, va a ser de seis meses. Y la otra es que la segunda fase será un rito de paso.
      La influencia de este blog no para de crecer.

      Eliminar
    11. Cielo santo. ¡Señor Macron, deme una paguita! ¡Vamos, no se haga el remolón, que sé que me lee!

      Eliminar
  6. Pues mili mili tampoco va a ser. Un mes con quince días de convivencia, parece. O eso dice el medio que ha filtrado el informe. El Eliseo no informa de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final va a quedar en un fin de semana de excursión al campo xD

      Eliminar
    2. Elíseo. Eliseo no, que es un personaje bíblico.
      Y la idea me parece perfecta: le añaden una salida campestre a la jornada de defensa y ciudadanía y ya lo tienen. Hala, ya se han ahorrado millones del presupuesto y una reforma de la constitución. Por cierto, ¿qué tal lo de ser una eminencia gris?

      Eliminar
    3. Bueno, hay que tener cuidado cuando metes la ropa gris en la lavadora con los tangas rojos. Aparte de eso, bien xD

      Eliminar