viernes, 20 de noviembre de 2015

La épica del trabajo asalariado

Cada vez que alguien de izquierdas exige mejoras laborales recibe una respuesta automática: “eres un vago que no quieres trabajar”. Al principio yo lo negaba: “no, eso es mentira, sí queremos trabajar, pero queremos hacerlo en condiciones dignas”. Pero ahora lo asumo. Tienes razón, persona de derechas: no quiero trabajar para ningún empresario, por muy buenas que sean las condiciones que me ofrezca. ¿Y sabes qué? Que tú tampoco. Porque el trabajo asalariado es asqueroso. Intrigas y traiciones por cuatro duros, gritos y humillación de jefecillos, conversaciones banales frente a la máquina de café y cansancio permanente… eso en el caso de que se cumpla la ley, los horarios sean decentes y paguen adecuadamente.

Nos hemos creado una épica alrededor del trabajo asalariado que no es ni medio normal. Puede comprenderse: necesitamos un sueldo para vivir y, como no queremos conformarnos con ese pensamiento tan prosaico, lo mitificamos y dotamos de un aura positiva al acto de ir a trabajar. Trabajar es bueno. Hay que ser laborioso y cumplir con tu trabajo. Quédate hasta que se vaya el jefe, que se va a mirar mal. El trabajo dignifica. Éste es un vago, todo el día con el cafelito. Y así sucesivamente, en una espiral de tópicos que son, por cierto, muy útiles para culpar a los parados de su situación: si el trabajo es lo que dignifica, el que no trabaja no es digno, no se merece nada y, como diría Andrea Fabra, que se joda (1).

Quizás la parte que más me gusta de esa épica es cuando los empresarios la interiorizan. A ellos les viene bien, claro, porque facilita que los trabajadores sean dóciles, le echen más horas y empaticen con sus decisiones injustas. Es entonces cuando tenemos el coaching, las sesiones de fomento del trabajo en equipo y las cenas de empresa. Y es también cuando tenemos la maravillosa pregunta en entrevistas de trabajo: “y… ¿por qué decidiste mandarnos el currículum?” A lo cual uno quiere responder “pues porque necesito dinero, ¿por qué va a ser?”

¿Te ha hecho gracia la respuesta? Sí, ¿no? ¡Qué locura! ¿Cómo vas a responder eso? Es casi una falta de respeto, una bordería, y garantiza que no te contraten. Es mucho más educado mentir y decir que su jornada falsa de 8 horas, sus 900 € de salario y sus requisitos hinchados son exactamente lo que estás buscando en este momento de tu vida laboral. A ser posible sin que se te note la ironía. Pero pensémoslo por un momento: ¿exactamente por qué tenemos que justificar que hayamos elegido una empresa por encima de otra? ¿Qué les importa a ellas, siempre que cumplamos con nuestras horas y con nuestro contrato?

Pero resulta que a las empresas les importan muchas cosas. Por ejemplo, el contenido de nuestro Facebook o Twitter. No es conspiranoia, es simple lógica de mercado: si yo fuera un empresario y pudiera mirar por un agujerito las opiniones personales de las personas que trabajan para mí o a las que voy a contratar también lo haría. No sea que se me cuelen sindicalistas, activistas de toda laya o personas a las que les gusta salir de fiesta más de lo que mis prejuicios morales consideran apropiado. Esto parece una tontería, pero ya es un límite arbitrario a tu libertad: o conviertes tus cuentas en redes sociales en algo neutro e inocente o te haces una cuenta B para despotricar a gusto.

Bueno, has escondido tus redes sociales y has conseguido que te contraten. ¿Y ahora? Ahora prepárate para que todas tus relaciones significativas sufran. Te vas a tirar más de diez horas al día en un centro de trabajo con personas a las que no conoces de nada, con las que probablemente no te una nada pero a las que vas a tener que tratar. Entonces se produce el fenómeno: aparecen los “amigos del trabajo”. No son amigos de verdad, conocidos en el trabajo como podrías haberlos conocido en Internet o en un bar. No, es un concepto que quiere decir: “gente con la que quedo a tomar cervezas después de currar y con la que, como no tengo nada en común, hablo de lo único que nos une: el trabajo”.

Y no quieras salir de ese círculo. Como no vayas a las quedadas del trabajo, aunque no ofendas ni insultes a nadie, te va a caer el mote de asocial sí o sí. Lo cual es muy divertido, porque es posible que te hayas ido a una fiesta, a jugar a rol, a un bar con tus amigos de verdad o a comer helados con tu pareja. Pero no. Asocial. Porque, como ya he escrito alguna vez, la gente considera una virtud que trates de integrarte entre gente que no te llena o que te da igual en vez de hacer las cosas que te gustan.

Aunque claro, también es probable que después del trabajo no tengas tiempo ni ganas para nada porque te hayas tirado doce horas en una oficina. Con lo cual ni amigos del trabajo ni nada: a casa a dormir. Y no quieran los dioses que necesites comprar la cena, porque ya estará todo cerrado. O no: a horarios maratonianos en oficinas y despachos siguen de cerca horarios cuasi-24 horas en supermercados y tiendas, porque hacer la compra un domingo por la mañana o un miércoles a las 21:15 es la única opción para algunas personas.

Cuando alguien se queja de todo lo anterior le suelen venir con una solución simple de las que más me gustan: “pues cambia de trabajo, haz algo que te guste”. Lo cual, además de ser imposible para mucha gente, es un regalo envenenado. Pongamos que a mí me gusta mucho, yo qué sé, ordenar. Me priva que todo a mi alrededor esté colocado, las cosas en carpetitas de colores y los horarios perfectamente tabulados. Así que me consigo un trabajo de secretario. ¿Van a desaparecer las jornadas absurdas, los atascos, los jefes gritones y arbitrarios, los compañeros trepas, los incumplimientos reiterados de la ley y el convenio y las mil y una pequeñas miserias que hacen que ir a trabajar sea una experiencia muy desagradable? No, y casi que ahora es peor, porque me van a joder mi pasión.

Ojo, yo no estoy diciendo que el ser humano sea naturalmente vago. Al contrario: muchas personas disfrutamos produciendo cosas para quienes nos rodean, sean bienes (pan, repostería, comida salada), servicios (arreglar una cañería, llevar un caso legal interesante) o materia de ocio (programar un videojuego, cantar, escribir, hacer un podcast), y es maravilloso que lo hagamos. Pero el sistema capitalista no es un buen sitio para hacerlo. Porque trabajar por un salario es desagradable y fastidioso, incluso deshumanizante… pero sin embargo se asocia a valores positivos y se vende como un deber.

¿Y qué propongo yo a cambio? Contra la épica del trabajo, la de la vagancia. Lo digo así: ya que tenemos que trabajar para ganarnos la vida (asquerosa expresión), al menos no nos creamos el discurso. Tengamos en cuenta cuáles son las cosas importantes de la vida, y no le demos al trabajo asalariado más de la que tiene. Peleemos, aparte de porque las condiciones laborales sean dignas, porque no se extiendan hasta ocupar el 100% de nuestro tiempo, que es lo que pasa si no hacemos nada. Defendamos nuestra intimidad y nuestro derecho a tocarnos las narices.

Termino con una anécdota: en un tebeo de Ibáñez sale un tipo que va a currar en su coche y dice lo siguiente: “Hala, andando p’al trabajo, que enaltece, dignifica y deja hecho un estropajo”. Luego supongo que Mortadelo le pasa por encima disfrazado de hipopótamo o algo así, pero recuerdo que lo leí de pequeño y me quedé con la frase. Qué razón tenía. Qué razón.


[ADDENDA 21/11/2015, 10:48. Alguno textos chulos sobre lo malo que es trabajar que me han dejado en los comentarios:


¡Gracias!]






(1) Por cierto, que es interesante ver que muchos parados responden desde esta misma lógica, diciendo eso de “no pido caridad, cobro el paro porque me lo gané cuando trabajaba”.


93 comentarios:

  1. Muchas gracias por la entrada. Procedo a compartirla en mi LinkedIn a ver si a algún pesao de los que andan por allí se le abren los ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La vas a poner en LinkedIn? Dios santo, se me va a llenar esto de gente proactiva, con inglés nivel medio y cuyo principal defecto es que es muy perfeccionista.

      Eliminar
    2. Jajaja, que buena respuesta! :D

      Eliminar
    3. LinkedIn es uno de los sitios que menos me gustan de todo Internet, junto con Menéame :p

      Eliminar
  2. Toda la razón.

    Hay dos textos muy buenos sobre el tema, no se si los conoces pero te van a gustar seguro:

    Esta columna de David Graeber:
    https://cooperayvenceras.wordpress.com/2013/08/23/sobre-el-fenomeno-de-los-trabajos-de-mierda-por-david-graeber/

    Y el genial manifiesto "Por la abolición del trabajo" de Bob Black:
    http://www.inventati.org/ingobernables/textos/anarquistas/Bob%20Black%20-%20La%20Abolicion%20Del%20Trabajo.htm

    "Proletarios del mundo, descansad"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, qué chulos ambos enlaces, gracias. No conocía los textos.

      Eliminar
    2. ¿No conocías el texto.de Bob Black? Pues será toda una revelación... Iba a comentar con 100% de seguridad que la entrada es muy buena adapatación de dicho texto.

      Eliminar
    3. Jajajajaja bueno, su texto es impresionante y el mío son sólo seis o siete párrafos, pero muchas gracias.

      Eliminar
  3. Enhorabuena por la entrada. Me parece totalmente acertada. Me encanta tu punto de vista. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Genial entrada!
    Es curioso cómo la mayoría de la gente se olvida de a que venía todo esto de la civilización y el progreso. Desde la rueda y las herramientas de silex, pasando por el molino hasta llegar a las cadenas de montaje y los ordenadores. Todo herramientas maravillosas creadas para poco a poco facilitarnos y ahorrarnos trabajo y esfuerzo... hasta que... ah no, resulta que no era para eso, era para reducir gastos y aumentar beneficios al empresario si repercusión positiva para sus empleados. ¿Reducción de jornada? ¡Nada, nada, no olvideis que el trabajo dignifica, seguid trabajando igual no sea que os volvais unos pobres e indignos vagos con tiempo para vivir vuestras vidas!
    Si ya en los años treinta (con lo que ha avanado la cosa desde entonces) Keynes calculaba que muy pronto se podría acabar llegando a la jornada de 15 horas diarias...

    Me acuerdo de esto cada vez que oigo lo de «es que la gente quiere que se lo den todo hecho» como crítica a la izquierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es alucinante. No dejan de aparecer aparatos para facilitar el trabajo, pero las horas no se reducen ni la tarea parece ser menor. Es como si hubiera un cierto número de horas mensuales que hubiera que llenar sí o sí, con lo que fuera. ¿Que aparece la fotocopiadora, que hace innecesario redactar el mismo documento doce veces? Pues el material para fotocopiar se expande hasta extremos indecibles. Y así siempre.

      Eliminar
    2. Más que se multiplique lo que hay que hacer, se despide a la mitad del personal (en vez de repartir horas y beneficios).
      Ese era uno de los problemas durante la revolución industrial ¿no? obreros con miedo a las máquinas porque se destruían puestos de trabajo.

      Eliminar
    3. Sí, es cierto que es eso lo que pasa.

      Eliminar
  5. Yo siempre digo que soy un profesional .... ¡¡trabajo exclusivamente por dinero!!

    ResponderEliminar
  6. Hazte autonomo y trabaja para ti mismo. Veras que opcion es peor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ha dicho que sea mejor... de hecho también tiene una entrada al respecto: http://asihablociceron.blogspot.com.es/2013/11/el-cuento-del-emprendedor.html

      Está denunciando que el sistema está hecho una mierda y que encima nos pregonan que es algo dignísimo, buenisimo y que hay que estar agradecidos... no defendiendo ser autónomo.

      Eliminar
    2. Iba a poner justo esa entrada. Muchas gracias :)

      Eliminar
  7. Cuando para comer recolectábamos y cazábamos, las condiciones y las horas de trabajo necesarias eran claras: había que hacer lo necesario para conseguir alimento, durante el tiempo necesario para conseguir alimento. Cuando la megafauna empezó a escasear y hubo que dedicarse a la agricultura, el condicionante del trabajo era el mismo: había que trabajar la tierra lo necesario para que brotase. Cuando se trabaja para otro y el valor calórico de lo producido no es evidente y, tal vez, es arbitrario, ¿cómo saber que se ha trabajado lo necesario? Queda al arbitrio del empleador, por lo que el trabajo asalariado es un campo abonado para la racionalización de jerarquías sociales y la explotación personal.

    Así que muy de acuerdo con lo que dices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a enmarcar este comentario. ¡Gracias!

      Eliminar
  8. O sea, que el capitalismo es malo porque:
    a) Tratas con gente, que puede ser mala
    b) Hay alguien interesado en que rindas más, que tiene un poder limitado sobre tus recompensas.

    Eso no es ser asalariado, le pasa a los autónomos y a los emprendedores. Ni tampoco es capitalismo, son cosas que pasan en todos los sistemas económicos, desde la revolución neolítica.

    Y si, las empresas tienen mucho miedo y son muy paranoicas para contratar. Arriesgan mucho en un contrato que les cuesta mucho romper.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conclusiones inexactas = falta de capacidad comprensora. O ánimo contrapropagandístico. A elegir.

      En todos los sistemas económicos no pasa eso. Es más: no es necesario que exista un sistema económico. Sistema = control u organización de un grupo por parte de alguien.

      Existe algo denominado "período de prueba" en el cual una empresa valora si el trabajador le sirve. Igualmente, el trabajador valora si la empresa le sirve. He visto a empresas deshacerse de trabajadores durante dicho período sin ningún problema. Y yo mismo me marché de una empresa durante dicho período cuando les pedí dos veces, muy educadamente durante el período de un mes que solucionaran algo grave y no lo hicieron... Todavía tuvieron la cara dura de pedirme que esperara unos días más para marcharme.

      Eliminar
    2. Enhorabuena, no has entendido nada =D. El mundo del trabajo es malo porque te coge, te tritura y te deshumaniza. Yo no he hablado del capitalismo en particular.

      Por cierto, lo de que a las empresas les cuesta mucho romper un contrato es muy LOL.

      Eliminar
    3. Disculpe, las empresas no arriesgan nada contratando, en solo unos días se ve si el trabajador vale para el puesto o no, y romper el contrato en esos días es muy sencillo, es el trabajador el que arriesga mas, al no poder optar durante esos días a acceder a otros trabajos.

      Eliminar
  9. Somos esclavos modernos http://johnnycespedes.blogspot.com/2015/06/el-esclavo-moderno.html?m=1

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que no soy muy dado a comentarios... pero me sorprende enormemente el tono en el que escribes el articulo. Que es lo que quieres hacer con tu vida? Trabajo en una pequeña empresa en la que me voy encantado de ir a trabajar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Parad las rotativas! ¡Tenemos un caso particular! ¡¿Quién quiere estadísticas cuando tiene casos concretos!?

      Eliminar
    2. ¿Que qué quiero hacer con mi vida? Despertarme todos los días a las 10 de la mañana, dedicar un rato a escribir, a leer sobre los temas que me interesan, a atender preguntas jurídicas que me resulten interesantes y a jugar con mis gatos. Luego quiero poder dedicar las tardes a socializar en mis grupos de amigos, a disfrutar con juegos de mesa o a buscar encuentros sexuales. Después a dormir y vuelta a empezar.

      ¿Qué? Me has preguntado que qué quiero hacer con mi vida, no qué voy a hacer con mi vida. Pero si quieres ayudarme a poder cumplir mis sueños, más arriba tienes un botón de donaciones.

      Eliminar
    3. Desconocido, que Vimes tiene razón, a nada que eres trabajador y te paras a pensar, pero pensar solo un poquito, no hace falta pensar mucho, tiene razón, en mi caso valoro mi tiempo por encima del dinero, y desde el momento que empece a pensar así empece a encontrar trabajos que me daban el dinero para vivir y me dejaban el tiempo libre para disfrutar de la vida, hasta llegar al trabajo ideal que me deja el tiempo libre que necesito y con un sueldo decente, pero hace falta echarle muchos cojones para llegar hasta ahí, pensando en que el trabajo es la vida solo se es un esclavo del trabajo.

      Eliminar
    4. La alienación es fuerte, me temo. Pero sí, es increíble ver cómo la gente quiere seguir ascendiendo, seguir ocupando más tiempo en trabajar, seguir ganando dinero que en realidad no necesita...

      Eliminar
  11. No se compliquen, es tan simple como:
    * Si no te gusta cuanto te pagan, busca otro trabajo.
    * Si no consigues un trabajo que te haga sentir satisfecho, entonces abandona la seguridad de un sueldo y simplemente emprende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tan simple como ir un poco hacia atrás y leer esto http://asihablociceron.blogspot.com.es/2015/11/la-ley-de-la-solucion-simple.html

      Eliminar
    2. ¡Gracias, desconocido de Internet! ¡Tu consejo es a la vez simple (lo que denota que es verdadera sabiduría) y clarificador, hasta el punto de que empiezo a pensar que tengo una tara mental que hace que no se me haya ocurrido a mí! "Si no te gusta tu trabajo busca otro o emprende". Qué apropiado, qué certero, qué atinado. Y además fácil de seguir, sobre todo el de emprender. ¡Gracias, gracias! ¿Dónde te puedo enviar el pago por haberme salvado la vida?

      (Also: mira también el enlace que te dejan)

      Eliminar
  12. Enorme. Simplemente enorme. Ya lo decían por ahí: no deberíamos luchar o llorar por el derecho al trabajo sino por el Derecho a la Pereza.

    http://abriraqui.net/wp-content/uploads/2008/07/lafargue_refutacion_del_trabajo.pdf

    Y todavía los hay tan simples, tan bobos, tan ridículamente lobotomizados, tan sumamente mezquinos, que siguen pretendiendo engañarnos con que son felices trabajando y que sin eso no sabrían qué hacer...
    Sigan engañándose, pero dejen de imponer su forma de ver las cosas a los que preferimos vivir de otra forma, a los que tenemos cientos de cosas más importante que hacer que estar "diez horas al día en un centro de trabajo con personas a las que no conoces de nada", ni quieres conocer...

    Un besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor es que los simples, bobos, lobotomizados y mezquinos son amplia mayoría. Así nos va.

      Eliminar
    2. Los dos textos que me enlazan en el segundo comentario mencionan a Lafargue, así que no me va a quedar más remedio que descargarme y leerme ese PDF. Gracias :)

      Eliminar
  13. A mi me da asco ver como una empresa consultora se lleva la mitad de mi sueldo cada mes, solamente por intermediar. Todo el mundo sabe que con 5 horas intensivas de trabajo al día, se hace exáctamente lo mismo que con 8 horas "normales", con sus cafelitos, comidas de más de una hora, etc. Ojalá pudiera emprender, pero los 300€ al mes que hay que pagar, como que no me permiten obtener mucho beneficio.
    Pero claro, si no cotizas lo suficiente, te quedas sin jubilación...
    La solución solo pasa por chanchullear... que supongo que es lo que hacen buena parte del 25% de parados que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que, dentro del mundo del trabajo, que es desagradable siempre, lo de España es para mear y no echar gota. Esas dos horas para comer, esas pausas para el café y el cigarro, ese presentismo ridículo... todo mal.

      Que yo sepa lo de los 300 € no es siempre así: aunque no hemos llegado a algo tan lógico como "cotizas un X% de lo que ganes", hace un par de años establecieron rebajas para emprendedores novatos. Míratelo que igual te interesa.

      Eliminar
  14. El que es vago para trabajar, lo és para pelear... Condiciones de trabajo dignas, no es la meta quizá, pero mal se puede exigir si no se está dispuesto a cumplir, eso es, además, un axioma del sindicalismo revolucionario, si holgazaneáis en el trabajo, estáis siendo insolidarios con otros compañeros que verán incrementada su carga de trabajo, no hace falta que sean tus amigos, tan sólo que no seas un egoísta y que cuando habléis de trabajo en esas quedadas, sea para concretar que medidas váis a tomar para corregir las deficiencias y que todos podáis disfrutar igual de, cada vez, más tiempo libre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su comentario no tiene la menor lógica exigible... ya parte de la base de que quien no quiere dedicar la mayor parte de su tiempo al trabajo a cambio de un salario ridículo es que es un vago, primer error. Va más allá cuando relaciona el no querer hacer una cosa con no querer hacer otra, le pongo un ejemplo, yo mismo soy sindicalista, de los que usted llama revolucionarios, y no defiendo el trabajar, más bien lo contrario, peleo por conseguir jornadas más cortas y continuas, por mejores salarios, mejores condiciones, por que se respeten los derechos,... además de desear acabar con el sistema capitalista que condena a la totalidad de la clase obrera. Y a lo que usted llama egoísmo y ser insolidario, resulta ser todo lo contrario, las personas que pelean lo hacen no por sí mismas, lo hacen por todos, por mejorar sus condiciones y la de los que le llaman vago (como usted) que se van a tomar cervezas después de 10 horas de trabajo. Muy bueno el artículo y a ver si de vez en cuando dejamos de mirarnos el ombligo.

      Eliminar
    2. El que es vago para trabajar lo es para pelear, y además si te enfadas ya tienes dos trabajos: enfadarte y desenfadarte. Así que si eres vago ni te enfades ni pelees (?).

      No, ahora en serio, ¿dónde diablos he puesto yo que no haya que cumplir con lo que marca el contrato? Yo estoy de acuerdo con que no hay que holgazanear en el trabajo, aparte de porque perjudicas a los compañeros, porque te perjudicas a ti: ¿quién querría hacer el vago en ese entorno tan desagradable pudiendo terminar sus tareas e irse casa? Yo lo que digo es que, a la vez que se lucha por unas condiciones de trabajo dignas, hay que evitar que el trabajo acapare todo nuestro tiempo y todos nuestros pensamientos.

      Eliminar
    3. Confundes los huevos con el borrego, el borrego no tiene huevos, el borrego siempre lamenta que otros tengan huevos, el borrego protesta por que quien tiene huevos trabaja menos que el, el borrego sirve pleitesia al lobo, el que tiene huevos se enfrenta al lobo y le habla de tu, el que tiene huevos sabe cual es su lugar, cual es su valor y se hace valer, asi el que tiene huevos consigue un trabajo decente, digno y cobrando mas que el borrego, y hace falta tener huevos para hacer la tortilla y comertela

      Eliminar
    4. Igual un poco forzada esa comparación...

      Eliminar
    5. ¡Y que maldita la manía de poner la valentía y la determinación en el escroto!

      Por otro lado... Según ese paradigma, las personas con poca confianza, poca autoestima o con ansiedad social se merecen peores condiciones de trabajo, peor sueldo y, en resumen, ser explotado laboralmente ¿no?

      Eliminar
    6. Sí, yo he pensado lo mismo. Las expresioness que identifican el valor con los genitales masculinos me hacen sentir incómodo de un tiempo a esta parte.

      Eliminar
  15. El trabajo os hará libres. Es el lema que se lee a la entrada del campo de concentración de Auschwitz. Y la cruel ironía fascista sigue presente con extraña y engañosa naturalidad entre los lemas del neoliberalismo.

    ResponderEliminar
  16. Yo vengo a decir que las condiciones donde trabajo son muy buenas. Perdón, no trabajo, es una beca, no tengo salario sino una ayuda. Tengo una estabilidad de permanencia que están envidiando mis compañeros. El ambiente es muy bueno también, salvo excepciones.
    Luego, mi maravilla de horario, transporte, salario (perdón, ayuda)... lo único que causan es asombro, y comentarios de que suerte tengo. Y yo sigo sin creerme que esto sea real, sin contar que sé que soy una excepción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, no quise decir que todos los trabajos sean iguales. Los hay más y menos horribles, más y menos satisfactorios, etc. Pero está bien que veas que eres una excepción :)

      Eliminar
  17. Muy buenas reflexiones. Los empresarios se llenan la boca de grandes frases de auto-bombo, de que son creadores de puestos de trabajo, de que mantienen a tantas familias, de que arriesgan su dinero por el progreso de la sociedad, etc etc Todo mentiras burdas para engañar a los currantes, para que trabajemos mucho y así ellos se pueden hacer una casa de lujo o pegarse unos viajes de ensueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo de que los empresarios "crean trabajo". Así, de la nada, con su varita xD

      Eliminar
  18. Hacerse autónomo emprendedor es la mejor solución para liberarse de la dictadura de los jefecillos explotadores. Pero no es fácil, en algunos casos es imposible. Hace falta una buena estructura, capital y conocimientos. Solo es factible en ciertos sectores, mediante servicios directos al público. Si uno se hace autónomo y trabaja para empresas, todavía le tratan peor, le pagan menos y le exigen la luna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto: el hacerse autónomo o "emprender" es el siguiente paso de la explotación, porque no hay mercado para tanta miniempresa formada por curritos que no tienen ni idea del mundo empresarial. Vamos hacia una generación de autónomos dependientes de grandes empresas, sin nada que se parezca a derechos laborales.

      Eliminar
  19. Siento no estar de acuerdo. Es cierto que las empresas, sobre todo cuanto más grandes son, son lugares generadores de infelicidad. Yo desde que emprendo gano bastante poco económicamente, pero en felicidad no me gana nadie (aunque la gente vaya presumiendo en el Facebook de lo guay que es su vida jajajaja). Mi recomendación: Móntate algo con un grupo de gente y poneros a trabajar de lo que os gusta. Sentarse en un sofá con el móvil en la mano a ver pasar la vida es peor que lo comentas en tu post acerca de trabajar para empresarios.

    ResponderEliminar
  20. Lo mejor que leído sobre este asunto lo escribió hace unos años ya, Luis Racionero en Del paro al ocio. Ed. Anagrama. Me quedo con la expresión que utiliza de "ocio con dignidad".
    Felicidades por la entrada.

    ResponderEliminar
  21. Comparte contigo tu pesar.
    Por ciero te falto decir la frase irrefutable; "Claro aquí todos al huerto y con unas gallinas".
    Yo por mi parte espero que una orda de extraterrestres invada la tierra y se lleve
    a los mas dociles.Experimentado y metiendoles tubitos por el ano.
    Eso si tendrán derecho 3 comidas al día.Así podrán decir que te den por culo dignifica.
    Y dejen de dar por culo en este mundo.
    Sin Acritud.

    Ahora en serio.
    Como decia una viñeta de Moncho Borrajo en la que salia dos marineros. Uno de ellos cabizbajo y el otro marinero con su mano en el hombro de su compañero.Y le dice intentando consolarlo; " No llores,Manolo, no es que no valgas , es que no conozco ningún marinero rico."

    ..Entendiendo rico como persona que tiene tiempo personal y no solo tiempo para trabajar.Por eso creo que tiene que ver con este articulo esa frase.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. Ya te lo dejé caer por Twitter, Vimes, pero es que esto es, básicamente, mi forma de vida desde hace tiempo, sobre todo desde hace meses. Te hacen pensar que "vives para trabajar", en vez de "trabajas para vivir". Eso y que llevo años (no meses: AÑOS) con el miedo al despido por si la pifio en algo. Que la realidad te da bofetones cuando sales de la universidad, pero no a este nivel. Al menos no debería.

    En los últimos meses he tenido jornadas laborales horribles. Peor aún: las consultaras, las cárnicas, no creen en las horas extras remuneradas, porque si no estaríamos mucho mejor que como estamos ahora. Es más, intentan fomentar que hagas esas horas extras sin ver un duro, y la sombra del despido como te rebeles sigue ahí.

    A veces, muy a veces, te compensan dándote días de vacaciones, pero luego resulta que no encuentras la forma de gastarlos porque o tu empresa o tu cliente EXIGE que te quedes ciertos días. Si tienes suerte y caes bien a tu gerente o a RRHH (básicamente, por ser un "buen esclavo") te "hacen el favor" de guardarte esos días que te sobraron de un año para el siguiente, pero luego empezamos con lo mismo: ¿de dónde sacas el tiempo para vacaciones si con pedírtelas te miran mal?

    Sobre la manía de la solución simple de "si no te gusta, busca otro trabajo/emprende", ¿la gente que lo dice se ha visto alguna vez en esa disyuntiva? No es tan fácil ni de coña. He echado currículums, he buscado en todos sitios y las empresas que me llamaban me ofrecían lo mismo o peor que lo que tengo ahora. Es decir, ahí fuera no hay empresas que te valoren mejor de lo que deberías, sino incluso peor.

    Trabajo en algo que, por mis estudios y mis aficiones, debería gustarme. La tecnología es una de mis ramas favoritas del conocimiento, pero pasarte más horas de las que están en tu contrato y que encima, por mucho que te quejes no te hagan caso o incluso te echen A TI la culpa es de traca. Con esto no solo están acabando con mi vida (llevo semanas con el carácter agriado, dolor de cabeza y ya he explotado un par de veces en la oficina del cliente, para "asombro" de los de allí), sino también con una de mis pasiones. Y no hay nada peor que ver tu pasión muriéndose porque alguien te está matando en la vida real.

    Ah, sin olvidar que todos los méritos se los cuelgan ellos, pero las cagadas te las comes tú en solitario. Incluso cuando tienes que ocuparte de marrones ajenos porque, por desgracia, son más listos que tú a la hora de escaquearse. Y vuelta la sombra del despido como digas que no.

    Y no recuerdo dónde lo leí, pero lo de trabajar horas de más que, según dice, está bien visto, en realidad, si te vas a otros países, es una mala señal, porque da la sensación de que no trabajas. Da igual que eches horas y seas de los que más rinde porque te encasquetan todo.

    Y todo ese control de las redes sociales y el "cuidadito con lo que dices del dinero en una entrevista" te lo dice todo el mundo, desde supuestos expertos en buscar trabajo hasta tu propia familia. Lo peor es que se te acaba pegando parte de esa paranoia y luego es difícil de quitar. Mi Twitter es absolutamente público, no tengo "cuenta alternativa" porque sería traicionarme a mí mismo, pero mi Facebook está solo para los amigos. Será porque no tengo a mi familia por Twitter, porque si no pondría candado. La familia puede ser incluso peor que la empresa en estos asuntos.

    En definitiva: mucho decir que el trabajo dignifica, pero la cosa se reduce a que quieres dinero para poder vivir. Pero luego no te dejan vivir porque tu vida resulta ser tu trabajo. Y luego se preguntarán por qué me aferro a los fines de semana, incluso cuando estoy tan hecho polvo que ni tengo ganas de salir de casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, qué horror de experiencia. He tenido amigos que trabajan o han trabajado en cárnicas y cuentan horrores, pero esto desborda toda medida. Lo peor es lo que comentas de ver a tu pasión muriéndose porque de algo hay que comer. Lo siento. Espero que puedas salir de ahí.

      Eliminar
    2. Ojalá fuese tan fácil, pero gracias. Ya digo: llevo tiempo buscando, tanto aquí como en el extranjero, y nada. Cualquiera diría "es que no buscas bien/lo suficiente", pero es el mismo tipo de discurso que aquellos que se llenan la boca con "emprende". Hay quien no entiende que buscar un trabajo no es coger lo primero que te den, o que la vida es como "Españoles por el mundo".

      Y créeme: mi caso no es lo peor que puedas encontrarte de las cárnicas, siempre hay algo mucho peor, igual que tú has visto que lo mío es peor que lo que ya te han contado.

      Eliminar
    3. Perdón, quería decir "la vida NO es como Españoles por el mundo". El discursito de la familia de "mira toda esa triunfando fuera, ¿por qué tú no?" es desmoralizante hasta decir basta.

      Eliminar
    4. Sé que no es tan fácil, lo siento si sonó simplista lo de "espero que puedas salir de ahí". Estoy seguro de que sabes dónde buscar y de que has mirado todos los sitios donde podría haber algo.

      Creo que otra arista de la épica del trabajo asalariado es, precisamente, esa idea de que bueno, en mi trabajo estoy mal, pero si "me muevo y busco" encontraré uno mejor. Idea que no es tan mala si la aplicas a ti misma pero que rápidamente se convierte en culpabilizadora si la aplicas a terceros. Porque claro, si para tener un buen trabajo hay que "saber moverse" (siempre he odiado esa expresión), si ni se plantean que en tu sector las condiciones sean una mierda... pues entonces la culpa es tuya por no encontrar ese curro soñado.

      Eliminar
  23. Lo que dignifica no es el trabajo, son las revoluciones, las huelgas y las protestas contra las víctimas que provoca el trabajo. Por cierto, la última revolución, la definitiva, será contra el despertador.

    ResponderEliminar
  24. Al hilo de eso de "trabajar para vivir" o de "ganarse las lentejas" (como si las lentejas o la vida adquiriesen así su debido lustre y dignidad, en vez de volverse una miseria amarga y negra, que es lo que pasa), recuerdo que en 'Caníbales y Reyes', de Marvin Harris (cap. 1), se desmontaba la idea, interesada (como todas), del constante progreso de la Humanidad desde su sedentarización y, entre otras cuestiones, se abordaba la de las horas al día que puede llevar "trabajar" para "subsistir" en diferentes sociedades y culturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante. La verdad es que, a ver, yo prefiero vivir en mi entorno (con agua potable saliendo del grifo, educación gratuita, medicinas baratas y casas bien aisladas), pero me molaría leer ese libro. Es alucinante lo fácilmente que ponemos el progreso humano en una línea ascendente.

      Eliminar
  25. Me encanta. Me has destrozado tres años de Domingos en Chándal de un solo post!! Enhorabuena xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues tu blog parece molar mucho. Luego le echo un ojo en profundidad.

      Eliminar
  26. Glorioso post, y gloriosos también los enlaces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por la parte que me toca.

      Eliminar
  27. La solución: Renta Básica Universal.

    Mucha gente dejaría de trabajar... ¿y que problema hay, si de todas formas no hay trabajo para todos? Y los que quieran trabajar, tendrian sueldos decentes y horarios razonables. Al no depender del trabajo para sobrevivir los empleadores no tendrian más remedio que tratar bien a los empleados para que no se vayan.

    ResponderEliminar
  28. Vimes, ¿te importa que ponga un enlace de este artículo en esta página? http://www.forocoches.com/foro/showthread.php?t=3434011

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, Forocoches, qué mal.

      La verdad es que preferiría que no. Es un sitio que me da un repelús similar a Menéame. Pero gracias por querer difundir.

      Eliminar
    2. Soy la misma persona que escribió el mensaje anterior.

      Al final he escrito el mensaje. He indicado que proviene de un blog, pero sin indicar de dónde. Lo he escrito en un hilo antisistema, así que la posibilidad de que el mensaje les rebote tanto para trolearte es baja.

      Esta es la página: http://www.forocoches.com/foro/showthread.php?t=3434011&page=57#1694


      De todos modos, siempre estoy a tiempo de borrarlo y si me lo pides, lo haré.

      Eliminar
    3. Buah, déjalo. Si empiezan a llegar trolls caparé los comentarios y santas pascuas xD

      Eliminar
  29. La entrada es muy bonita, como el comunismo, la gualdad, libertad, fraternidad, etc etc etc, palabras, por descracia palabras, solo palabras, yo me pregunto, hay alguien igual en este mundo, libre, igual, fraternal????, estas palabras son un engaño, el el cual emos entrado todos, sois tan esclavos del sistema como la gran mayor parde de los pequeños empresarios, si no estais de acuerdo con la empresa, porque no os haceis autonomos, o es que es demasiado riesgo, para vosotros, criticar es muy facil, ponerse manos a la obra, y arriesgais y no tendreis que soportar al borde del empresario, eso si se os acabo el tiempo libre, ya que el empresario trabaja hasta en sueños, vosotros el fin de semana, os olvidais del tema y hasta el lunes, si en una empresa los trabajadores, no producen mercancia el empresario con que paga??? como he dicho antes es muy facil criticar, sin saber los pormenores de ser empresario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hago autónomo porque es otra trampa, claro. Prefiero trabajar una jornada tasada y olvidarme... pero eso no significa que deba creérmelo o que deba gustarme ir a perder el tiempo en una labor que me da igual.

      Déjame adivinar: eres un empresaurio de éstos que no dejan de llorar por cuánto sufren.

      Eliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Vimes, eres la voz de mi conciencia, pedazo post y de blog, lo acabo de descubrir. Y aunque no me importe estarlo, siempre mola ver que no estás tan solo en este mundo :-) Esa honestidad es muy poco frecuente.

    Daré mi opinión pero no me tengais en cuenta mi modo de expresarme, no soy ni de lejos tan elocuente como muchos de vosotros/as ni rico en vocabulario.

    El sistema está tan y tan bien pensando que si no formas parte del engranaje dicho sistema se ocupa de hacerte sentir un desgraciado, que no vales nada y encima obtienes el rechazo social de oda esa falsa ’suciedad' (sociedad) a la que le han comido el coco a través de su ego alimentado con 'titulitis’. Si, un ego que se retroalimenta porque el currículum permite comprar coches con los que las tías te miran (a tí no, al coche, pero se fijan en tí), llevar ropa de marca y tener una VISA oro. Como dice Tyler Durden en 'Fight Club': no eres el coche que conduces, no eres tu billetero, no eres la marca de tus pantalones, eres la mierda danzante y cantante del mundo. Y no le falta razón, todo somos iguales, pero para crear una división atroz ya tenemos al trabajo el cual es una forma más de control de masas, como puede ser el patriotismo (perdón por el mini offtopic).

    Y esta visión del mundo (laboral) está tan arraigada que eres tú contra el mundo. Tus padres y familiares cercanos, por mucho ADN que compartas con ellos te marginaran, si son de mente cerrada o poco reflexivos y conformistas, reducen tu valor como persona a lo que eres laboralmente. Lo digo porque lo ’sufro’ en mis carnes. A ‘ lo que eres’, un buen chiste, porque que yo sepa ya eres alguien desde el momento en que naciste. Pero como decía, la suciedad tiene el coco tan comido que hasta ellos, que son explotados igual que tú, ni se lo plantean. ¿Y por qué no lo hacen? una vez más el ego entra en juego: a muchos les mola el poder, por escasa que sea la cuota, el ser ‘encargados, o ‘colaboradores’, ‘jefes de departamento’, y ese poder les permite tratar como la mierda a sus compañeros. Y no nos engañemos, el poder, por irrisorio que sea, muestra a las personas tal y como son. Y les compensa, aunque no hubiera aumento de sueldo, les compensa lamerle el culo (o comerle algo…) a quien toque, hacer más horas, vivir conectado con la empresa hasta los fines de semana, etc. Repulsivo.
    Es posible que muchos otros no se planteen la reflexión de este magnífico post porque el trabajo no les deja tiempo para pensar, cualquier rato de ocio o tiempo libre lo dedican a desconectar del mundo. Solo faltaría que se dieran cuenta de la realidad con una hipoteca por pagar, 3 hijos por mantener y un divorcio de por medio. ¿Cómo huyes del sistema en esas condiciones? suicidio asegurado.



    P.D.: hacerse autónomo a veces es peor porque multiplicas los clientes y los clientes son como jefes dando por culo a todas horas y todos los días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, gracias por haberte tomado tanto rato para comentar. Me alegro de que te haya gustado el post y de que te ayude a sentir que no estás solo en el mundo.

      Eliminar
    2. Según voy leyendo entradas de tu blog coincidimos en la forma de pensar sobre muchas cosas. Así que me suscribo porque las explicas mejor que yo y siempre se aprende.

      Eliminar
  32. Os recomiendo este vídeo de 3 minutos.
    https://www.youtube.com/watch?v=YD3HAacsXfw

    ResponderEliminar