miércoles, 6 de julio de 2016

Los viejos votan mal

Ha pasado ya más de una semana desde las elecciones. Se han acallado ya los rumores de pucherazo, sustituidos por una intensa especulación: ¿logrará Rajoy mayoría suficiente para ser investido o volveremos a votar en diciembre? Sin embargo, debajo de ese debate aún puede escucharse el resquemor de ciertos fans de Podemos. Como digo, sólo los más recalcitrantes creen aún en el fraude electoral. Hay que asumir que desde diciembre han perdido más de un millón de votos, que sólo mantienen los escaños gracias a la Ley Electoral y que el PP ha crecido en apoyo. La conclusión dentro de estos sectores es unívoca: los viejos votan mal.

Antes de nada, una aclaración: voté a Unidos Podemos y estoy cabreado con el resultado electoral. Estoy cabreado de que mis conciudadanos hayan decidido darle 137 escaños a una entidad que pintaría más en el Registro de Penados y Rebeldes que en el de Partidos Políticos. Estoy cabreado porque, aunque el PP no llegue a gobernar, controla casi un 40% del Congreso de los Diputados y puede dificultar hasta lo indecible cualquier legislación. Me jode la completa alienación, casi síndrome de Estocolmo, que sufren millones de personas de clase trabajadora que votan al PP pese a que sus políticas provocan dolor, emigración, desahucios y muerte. Sí, me revienta.

Pero ¿cifrar todo ello en que “los viejos votan mal”? ¿Quiénes os creéis que sois? ¿Qué pensáis, que tener menos de 25, 30, 40 o 60 años os da una especie de iluminación que desaparece al cumplir esa edad? ¿Que sólo nosotros y nuestra quinta conocemos La Verdad política? ¡Anda ya! Oh, espera, que no es eso. Que el problema no es de edad sino de formación. Que los ancianos no se han formado y por ello el PP les engaña con la propaganda, no como a ti.

Detengámonos un poco en esto, porque me parece obsceno. ¿Qué es “no estar formado”? ¿No tener una carrera universitaria? Claro, porque haberte graduado en, qué sé yo, Farmacia, Ingeniería de Telecomunicaciones y Filología Árabe te da dos superpoderes especiales: interés en la política e inmunidad a la manipulación. ¿O tienen que tratarse específicamente de carreras humanísticas? ¿Sólo puede votar bien un licenciado en Derecho, en Ciencias Políticas, en Sociología? Pues como restringiéramos el derecho al voto a los abogados íbamos a flipar con los resultados.

Además, ¿por qué os creéis que vuestros abuelos no pudieron ir a la Universidad? Quizás es porque en la postguerra las prioridades eran, yo qué sé, sobrevivir. O porque no había apenas universidades y las matrículas eran prohibitivas. O porque los jóvenes de la clase trabajadora estaban en la fábrica, en el taller, en la casa del señor o en la tienda, deslomándose en trabajos ingratos. Igual fue gracias a este trabajo, por cierto, que vuestros padres nacieron en la llamada “clase media” y pudieron estudiar. Anda, sorpresa.

En algunos casos la solución de estos iluminados no pasa en retirar el derecho al voto a todos los que tengan una edad decidida arbitrariamente, sino por establecer un “examen de cultura general” para poder votar. Inicialmente no parece mala idea. Dejemos que decidan la política los que entienden de política. O, en otras palabras, ¿cómo puede votar alguien que no sabe cómo funciona el sistema parlamentario, qué es un ministro o qué competencias tiene su Ayuntamiento?

Pues mira, es muy simple: pueden votar porque vivimos en una democracia. Que tiene narices que Podemos sea un partido nacido de un movimiento regeneracionista como el 15-M y algunos de sus fans hayan acabado apoyando el sufragio censitario porque no les gustan los resultados. E insisto, a mí tampoco me gustan. Pero igual si quieres que te voten la estrategia pasa por convencer a la gente en el cara a cara, por hablar en su idioma y por proponer cosas concretas.

Además, creo que los proponentes de ese examen para conceder el derecho al voto no habéis pensado una cosa. ¿Quién lo va a poner, hacer y corregir? Tendrá que ser el Estado, ¿no? Es decir: hasta hace unos días estabais gruñendo porque Fernández Díaz había manipulado las elecciones, ¿y le queréis dar la posibilidad de decidir quién vota y quién no vota mediante un procedimiento oscuro y que depende de decisiones políticas? Magnífico plan, no me parece que tenga ningún defecto.

Y venga, supongamos que implementan el examen. Os tengo que comentar otra cosa desagradable: la ideología no es una variable que correlacione con la formación. Por ejemplo, Arcadi Espada. No vamos a negar que es un tipo que está formado. Y sin embargo es promotor de Ciudadanos y de plataformas rancias como Libres e Iguales, y el otro día estaba en la prensa diciendo tonterías tales como que Rajoy tiene “derecho a gobernar”. Con ello revela que desconoce cómo funciona un sistema parlamentario: en España nadie tiene derecho a gobernar hasta que no se lo concede el Congreso, por muchos diputados que tenga su partido. ¿Le quitamos el voto también a él o qué?

Creo que no os dais cuenta de lo que defendéis con la tontería del voto condicionado a la cultura. Estáis volviendo a una idea ya superada: que la nación, en la que descansa la soberanía, es una especie de cuerpo místico atemporal cuya voluntad sólo puede formarse a partir de las personas que tengan un interés legítimo en ella. En el siglo XIX ese interés se medía por los impuestos que pagabas y ahora por la cultura política que tengas, pero es esencialmente lo mismo: sólo puede votar quien tenga unas condiciones que le diferencien de la masa.

De hecho, esa cultura política que pretendéis exigir para poder votar está relacionada con factores socioeconómicos. No entendéis (o no queréis entender) que informarse sobre política consume un tiempo que no todo el mundo tiene, requiere una formación que hay que adquirir y cansa. Y el trabajo y la vida diaria ya nos cansan demasiado. La gente, aunque pueda dedicar tiempo libre a esto, a lo mejor prefiere desconectar. Ponerse el Sálvame, el fútbol o Juego de Tronos (que a efectos de alienación lo mismo da) y olvidarse un poco de lo cotidiano. ¿Tan malo es? ¿Cómo os atrevéis a juzgarlo? ¿Cómo os atrevéis a insinuar que deberían perder su derecho al voto?

Os llamáis defensores de “la gente”, ¿no? ¡Pues ahí tenéis a la gente en todo su esplendor! La gente, en muchas ocasiones, no tiene tiempo ni ganas de leer el último artículo imprescindible de Ignacio Escolar, de indignarse con las intolerables declaraciones del facha de turno o de pasarse la tarde debatiendo sobre política en Twitter o en una asamblea. ¡Sorpresa! A lo mejor tiene cuestiones más inmediatas de los que preocuparse. Y vosotros queréis dejar los problemas de todas estas personas fuera de las instituciones. Porque sí: si no puedes votar, nadie te representa.

No entiendo cómo no se os cae la cara de vergüenza a todos los que andáis por ahí exigiendo sufragio censitario. No valéis más que ésos a los que tanto despreciáis. ¿Creéis que sabéis más que “la gente”? Pues haced activismo y enseñad. En vuestra mano está que voten “mejor”. Pero mirar por encima del hombro a las personas por las que decís luchar es patético, y dice más de vosotros y de vuestro proyecto que de todos esos viejos y analfabetos que no saben votar.




¿Te ha gustado esta entrada? ¿Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la página de Patreon de Así Habló Cicerón. A cambio podrás leer las entradas antes de que se publiquen, recibirás PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun así sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma página a la derecha tienes un botón de PayPal para que dones lo que te apetezca. ¡Muchas gracias!

26 comentarios:

  1. Lo curioso es que uno intenta supuestamente cambiar el mensaje político, para agitar la cosa y provocar cambios, y al final hay que volver a las formas y modos de siempre, porque el votante medio no cambia ni evoluciona, ni se vuelve crítico. Al final muchos quieren que les digan a qué votar o por qué votar, pero nadie se pregunta cómo votar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que la política siempre ha sido una cuestión de tripas, de emoción pura. A ver si te crees que el votante medio de Podemos ha sido convencido por el florido verbo de Iglesias y por el contenido del programa...

      Eliminar
  2. Ya, damos por hecho además que los votantes del PP están manipulados y engañados (como si los demás no lo estuviésemos en mayor o menor medida), porque no acabamos de aceptar, que independientemente del estracto social, hay gente con una mentalidad conservadora. Gente que desea un estado español unido sea como sea y alaba los trapicheos del ministro. Que valora el esfuerzo individual por encima del colectivo. Que está de acuerdo con el sistema capitalista y de mercado, con las clases sociales, que cree en la meritocracia. Que le gusta el estado de las cosas tal cuál están. Incluso algunos admiran al pícaro, al corrupto, por listo. Y como lo normal es que si no comulgas con esos valores, tus circulos sociales sean totalmente opuestos, luego nos sorprendemos con los resultados y nos cuesta aceptarlos. De eso nos hablaba un profesor de estadística que tuve, sin ser conscientes, hacemos mini encuestas en nuestro entorno, y extrapolamos el resultado al total de la población de forma totalmente errónea. En fin, yo todavía estoy en shock.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es que una cosa es tener una mentalidad conservadora y otra apoyar a una pandilla de ladrones. Yo entiendo que alguien sea un facha, y que ese facha tradicionalmente no tuviera otro voto que el PP. Pero ahora, con Ciudadanos, esa gente tiene otra opción... no diré limpia pero sí mucho menos sucias.

      Es decir, el hecho de que el PP suba en votos no significa que vivimos en un país con muchos millones de personas de ideología conservadora: eso ya lo sabíamos desde el 20-D y si me apuras desde el 20-N (el de 2011). Significa que vivimos en un país con muchos millones de personas que apoyan que una manga de LADRONES de dinero que es SUYO sigan gobernando. Eso es lo que me hace estar en shock a mí :(

      Eliminar
  3. PLAS PLAS PLAS

    Estoy hasta las narices de la gente que idealiza al Pueblo™. Tanto como de la gente que lo demoniza. Porque al fin y al cabo no se meten con los viejos por ser viejos, sino porque no están Preparaos™.

    Tanto a los clasistas del PP como a algunos no menos clasistas de Podemos les hace falta una buena dosis de Terry Pratchett.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este post se basa en parte en un hilo de Twitter que leí sobre la visión que tenía Pratchett del pueblo, como un colectivo con el que hay que estar pero al que no hay que idealizar. A partir de ese hilo armé los últimos párrafos. Así que muy acertado tu comentario xD

      Eliminar
    2. La verdad es que no me extraña. La frase de "¡Pues ahí tenéis a la gente en todo su esplendor!" es muy pratchiana xD

      Eliminar
  4. Lo de Juego de tronos ha sido un golpe bajo. Y lo sabes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que yo qué? (*carita de niño bueno*)

      Eliminar
  5. En mi entorno la gente no vota Podemos porque se han creido que nos iban a quitar nuestras casas, vaciarnos las cuentas del banco y que los supermercados estarian vacios. No se de donde ha salido ese bulo, pero me cuesta encontrar gente que no se lo crea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De un machaque mediático constante durante el último año y medio.

      Eliminar
  6. Es que de eso se trata, los viejos votan por mantener sus pensiones y que pete el resto de España, los jóvenes por mejorar sus posibilidades y a las pensiones que no vamos a disfrutar en ningún caso que les den.

    Y como los jóvenes son menos que los viejos y encima votan menos, a llorar. Qué injusticia que voten los viejos que no saben votar como nosotros.

    La trampa de que la democracia es el mejor sistema SIEMPRE QUE SE VOTE ALGO COMPATIBLE CON MIS IDEAS ya la he visto muchas veces. Los medios y los poderes fácticos creen en vender la idea de democracia a las masas, pero no creen en la democracia en sí misma sino como medio de legitimación del consenso al que han llegado y esa hipocresía cala y empapa a todo el mundo. Por ejemplo cuando se vota populismo los medios se llenan de bilis, como que los periodistas estén perdiendo un partido. Y no te digo si en un país ocupado o en guerra civil la población se vuelve extremista y vota islamismo. Es que si no hay un bipartidismo gemelar como en España ha habido a los votos los carga el diablo. Referéndums sí pero a condición de que la gente vote lo que tiene que votar como sea y como sea un referéndum sin venir a cuento al país que lo haya realizado se le da una paliza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo de que vivimos en un sistema que sólo formalmente es democrático es tan obvio que ya no cuenta ni como análisis. Qué asco todo, en serio.

      Eliminar
  7. Mi madre: No te signifiques, no le digas a nadie lo que piensas en política.

    Mi abuelo: Haz lo que diga el jefe y si tienes que aguantarte te aguantas con lo que sea, que está la cosa muy jodida.

    Mi abuela: Menos mal que no han salido los rojos estos, que van a robar los pisos de la gente.

    Las monjas llevando a votar rebaños de abuelos que no saben ni leer.

    La tierra mas representada que los votantes, cuanto más despoblada más vale el voto ¿quién se queda? El terrateniente, la barriga agradecida y los de la cervecita sin estudios que no pueden marcharse porque no saben hacer nada.

    Se me está haciendo muy largo el franquismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no es por romperte la burbuja, pero las frases 2 y 3 se las he escuchado o leído a menores de 30 años. La 1 no porque es una lógica muy franquista, pero sí he visto a fachas orgullosos decir que son apolíticos. Sobre las monjas que llevan a votar a viejos, el problema no es que éstos sean analfabetos sino que muchas veces están demenciados pero nadie les ha incapacitado formalmente. Así que no es que "voten mal": es que unas señoras sin escrúpulos se aprovechan de su enfermedad.

      Lo único que acepto de tu clasista comentario es que las provincias rurales están sobrerrepresentadas.

      Eliminar
    2. En general estoy de acuerdo con la entrada, pero quería preguntar precisamente sobre el tema de los ancianos con demencia senil y otras enfermedades neurodegenerativas que afectan a la mente. ¿La única manera de que no se aprovechen de ellos es declararlos jurídicamente incapaces? Si las personas que los tienen a su cargo no los declaran incapaces, ¿es válido igualmente el voto?

      Eliminar
    3. La respuesta corta es: sí, y menos mal. Puede tener efectos indeseados, pero no quiero que nadie que no sea un juez tenga derecho a privar a la gente de sus derechos electorales.

      La respuesta larga es un poco más complicada. El hecho es que las personas que por discapacidad, no pueden elegir la papeleta, colocarla dentro del sobre o entregarla al presidente de la Mesa, pueden designar a una persona de su confianza para que realice estas operaciones. Ése es el subterfugio que utiliza las monjas que se aprovechan de ancianos seniles.

      Un presidente de Mesa combativo puede tener mucho que decir ahí. Por ejemplo, preguntarle al elector senil si es cierto que da su confianza a esa monja para que elija su papeleta y la meta en el sobre. Si la respuesta es vaga, como suele ser la de un anciano senil, la Mesa puede perfectamente concluir que dicho vínculo no existe y prohibir que el voto aportado por la monja sea introducido en la urna. El problema, claro, es que este sistema exige que el presidente de la Mesa tenga ganas de pelearse.

      Eliminar
  8. " - Mira -dijo, frotándose la frente-. Todas esas personas en los campos, las personas de los búfalos de agua… Si tienes una revolución todo será mejor para ellos, ¿verdad?
    - Por supuesto -dijo Mariposa-. Ya no estarán sujetos a los crueles antojos caprichosos de la Ciudad Prohibida.
    - Oh, eso es bueno -dijo Rincewind-. Así que ellos estarán a cargo de sí mismos, ¿verdad?
    - Efectivamente -dijo Flor de Loto.
    - Por medio del Comité del Pueblo -dijo Mariposa.
    Rincewind se presionó la cabeza con ambas manos.
    - Caramba -dijo-. No sé por qué, ¡pero tuve este destello profético!
    Parecían impresionados.
    - Tuve este repentino presentimiento -continuó-, que todos esos que sujetan búfalos de agua no estarían en el Comité del Pueblo. A decir verdad… tengo esta especie de… voz que me dice que muchas de las personas del Comité del Pueblo, corrígeme si estoy equivocado, están de pie enfrente de mí ahora mismo.
    - Inicialmente, por supuesto -dijo Mariposa-. Los campesinos no saben leer ni escribir.
    "


    ... qué poca gente lee a Pratchett, en realidad...

    ResponderEliminar
  9. Es la trampa de la democracia: sólo mola cuando eres la mayoría, si no se puede volver un mecanismo más de imposición “justa”. Sólo ha que mirar a Suiza, que está considerada el paradigma de democracia y cuando la estudias de cerca te das cuenta de que te pueden quitar los derechos fundamentales a golpe de voto. Véase cómo fue el último de los países europeos en dar el sufragio a las mujeres porque la sociedad era machista y los hombres votaban sistemáticamente que no, por ejemplo.

    Aunque la mayoría de la gente que se queja tiene una visión muy simplista de la democracia, sin ánimo de ofender. Ahora con el auge de las tecnologías creo sinceramente que el futuro debería estar en la administración electrónica como forma de acercar las decisiones a la ciudadanía. A fin de cuentas es la interesada. Si fuera algo que se promoviera y la gente viera que da resultados sería una muy buena forma de revalorizar la administración y acercar la gestión al ciudadano. En mi ciudad con que hubieran preguntado a los usuarios sobre la nueva distribución del autobús se habrían ahorrado problemas y cambios posteriores porque lo habrían hecho un servicio más eficiente desde el principio, pero a nadie se le ocurrió algo tan evidente como consultar a los destinatarios. Prueba de que aún tenemos mucho que aprender sobre lo que debe ser la democracia y la implicación que debe suponer. Que actualmente tanto los políticos como el pueblo cree que es meter un papel en una urna que será un cheque en blanco al ganador en los próximos 4 años y no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo estoy bastante en desacuerdo con cosas de administración electrónica. O sea, cosas "voluntarias", digamos, sí, pero no me gusta lo de hacerlo extensible.

      En serio, muchas veces quienes no tenemos problemas con las ¿nuevas? tecnologías nos olvidamos que no todo el mundo (ni de lejos) puede permitírselas económicamente, o puede no poder o no querer aprender. Que queramos que no controlarlas es difícil (sí, lo es, a nosotros no nos lo parece porque aprendimos hace años).

      De todas maneras cada vez que surgen cosas de esta (sugerencias para cambiar el modo de participación de la ciudadanía en los asuntos públicos) me hago una pregunta:

      "¿Esto podría ser usado por los mendigos para participar en la política? Uhm, tal y como está planteado no. ¿Y hay alguna modificación a este sistema que les permitiría participar? Oh, pues tampoco. Entonces, ¿en qué mejora al sistema actual?"

      (Que conste que el mensaje lo envío de buen rollo :D)

      Eliminar
    2. Suiza es un ejemplo perfecto de referéndum mal usado. Lo que hicieron hace unos años de prohibir la construcción de minaretes fue escalofriante. Sin embargo, yo no creo que Suiza sea un país peor que España o que Francia: simplemente tiene más tradición de democracia directa, y estas cosas se ven mal.

      En cuanto a lo de emplear las TIC para fomentar la participación, la verdad es que estoy de acuerdo siempre que se haga bien, que no sustituya a los cauces tradicionales de participación y que haya mecanismos para integrar a quienes no manejan estas tecnologías. Yo mismo he participado como votante en los presupuestos participativos del Ayuntamiento de Madrid, que hasta donde yo sé se han hecho por vía telemática pero abriendo puntos de debate distritales y aulas donde la gente podía ir a enterarse del asunto.

      Es una iniciativa que me gusta sobre todo a nivel municipal, pero a nivel nacional sería una locura. Tampoco me gusta la idea de poder votar en elecciones a golpe de clic, porque me parece introducir inseguridad y debilidades en un proceso que a día de hoy funciona bien.

      Y desde luego, la crítica de lalala es totalmente pertinente.


      Eliminar
  10. Hay una teoría que dice que pudo haber fraude electoral. Está además muy bien razonada.

    https://www.youtube.com/watch?v=DGQolpGfgSM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vídeo es una chorrada y me he bajado a la mitad, cuando se queja de que los datos no están desglosados por mesas. Vamos a ver: los interventores de los partidos están para algo. Cada interventor aporta a su formación el resultado de cada mesa, de tal forma que si el cómputo total por provincia no cuadra con la suma de actas de las mesas, los partidos lo saben. Es decir, que Podemos se habría dado cuenta del tongazo y lo habría denunciado.

      ¿Que estaría bien que, por transparencia, se publicaran los datos desagregados a nivel de mesa? Pues sí. Pero el hecho de que esos datos no sean públicos no implica nada.

      Eliminar