viernes, 13 de marzo de 2015

Terry Pratchett

Mi ejemplar de Buenos presagios me mira acusador (1). Conseguí la firma de Gaiman en la última Feria del Libro. Recuerdo claramente que pensé que era maravilloso, que ya me faltaba menos para tener uno de mis libros favoritos firmado por los dos autores, a los cuales habría tenido el inmenso honor de estrechar la mano y de agradecer tantos buenos ratos. En mi cabeza no era tan difícil: un vuelo a Reino Unido y ya estaría.

Ahora ya no es posible.

Se nos ha ido sir Terence David John Pratchett, el Maestro, el Hombre del Sombrero. El hombre que me ha hecho llorar de risa en el transporte público. El hombre cuyas novelas me han consolado en momentos de amargura. El hombre cuyo sentido humano y profunda conciencia ética me eriza el vello de los brazos. Se ha ido pacíficamente, en su casa, con un gato durmiendo a sus pies, después de años de lucha tenaz contra el Alzheimer. En marzo, cuando están a punto de florecer las lilas.

Terry Pratchett apareció en mi vida cuando yo era muy pequeño. Alguien, probablemente un adulto que no me conocía mucho, me regaló por compromiso Ritos iguales cuando yo tenía igual 9 o 10 años. Me acuerdo de leerlo y de sentir que no le estaba sacando el jugo, que aquello se me escapaba. Años después, Sólo tú puedes salvar a la humanidad pasó también por delante de mis ojos sin pena ni gloria. Pero en 2º de la ESO cayeron en mis manos los tres libros de los gnomos... y todo cambió.

Cuando el mundo se hundía a mi alrededor, cuando los adultos que me rodeaban fallaban todos miserablemente en la tarea de darme cariño, apoyo y comprensión en plena adolescencia, cuando me sentía solo e incapaz de relacionarme, Pratchett fue mi refugio. Estaba el humor, claro. Pero también estaba la profunda condición ética que había detrás, las tenaces voluntades a la hora de hacer lo correcto que muestran personajes como Vimes, Yaya o la propia Muerte... a pesar de lo cual siguen siendo asombrosamente humanos, débiles y perdidos. Eso me daba esperanzas y fuerza, me mostraba que había algo más, me animaba.

A finales de 2013 murió mi padre. No le lloré: no significó ninguna pérdida en mi vida. Sucedió lo mismo cuando murieron dos de mis cuatro abuelos. Hoy he llorado a Terry Pratchett. Porque él ha hecho más por mi formación moral que cualquiera de las personas que deberían haber cumplido esa tarea. “Estamos aquí y esto es ahora”. Lo dijo Didáctilos en la biblioteca de Efebia, lo dijo Vimes en el pasado... y yo lo he usado para parar crisis de ansiedad. Tienes que centrarte en el trabajo que tienes delante.

Ha muerto Terry Pratchett, pero nos deja un mundo mejor. Quiero pensar que, después de leer una de sus novelas, todo el mundo sale un poquito más reflexivo, más empático, más sabio. Quizás es mucho pedir. En todo caso, no me lo quiero imaginar en un desierto, de la mano de la Muerte. Porque no hay un más allá, los dioses no existen. Om no va a venir a salvarnos ni detendrá in extremis ninguna batalla. No hay “otra vida” en la que podamos ser felices: tenemos que dedicar todos nuestros esfuerzos a serlo en esta.

Ya no habrá más novelas del Mundodisco. No leeremos nuevas aventuras de Vimes, Angua, Vetinari, Yaya, Zanahoria, Tata, Rincewind o Susan. Asumirlo es un duro golpe para el fan: el material que tenemos ahora es todo el que habrá. Pero no debemos llorar. No tenemos tiempo para hacerlo. Sir Terry Pratchett nos deja una tarea: sed buenos, dejad el mundo mejor de como lo encontrasteis, haced lo que debe hacerse y nunca tratéis a las personas como cosas porque ése es el primer pecado.

Podemos hacerlo.

Estamos aquí y esto es ahora.

La tortuga se mueve.







      (1) Es cierto, se supone que un libro no puede mirar, pero un baúl tampoco podía y el Equipaje se las arreglaba.

22 comentarios:

  1. Nunca había llorado a un extraño.

    Pero no era un extraño, claro.

    ResponderEliminar
  2. Yo no puedo parar, se ha ido el MÁS grande, te voy a echar mucho de menos Terry, nunca hay tiempo suficiente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo hay. 66 años no dan para nada.

      Eliminar
  3. No había experimentado verdadero pesar... hasta que he leído tu post :_(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya :/ A mí me sirvió para sacarlo todo.

      Eliminar
    2. Pero es en modo "bien": voy a releer 'Dioses menores' ;)

      Eliminar
  4. Con tristeza... y bueno, queda seguir leyendo los libros que dejó, y compartirlo con otros.
    Ains.

    ResponderEliminar
  5. Yo conocí a Pratchett ya con 18 años, y pudiendo pillarle bien.
    En una conferencia en la Universidad de Warwick, Pratchett dijo:
    “La Ciencia-ficción y la Fantasía me dieron la mejor educación posible, porque era una que no sabía que estaba teniendo lugar.”
    Y el muy mamón hizo lo mismo con nosotros enseñándonos filosofía, ética, psicología y empatía -entre otras muchas cosas- cuando lo leíamos, haciendonos pensar no sólo mientras lo leíamos, si no, más importante, también DESPUÉS.
    Adios sir Terry Pratchett. Le echaremos de menos. No tiene ni idea de hasta que punto. Muerte, los negocios serán los negocios, pero esta no te la perdonamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, cuanta razón. Con él aprendes y mucho... mientras lees unas aventuras apasionantes y te tronchas de risa. Era bueno, bueno de verdad.

      Eliminar
  6. Es una pena que después no haya nada... prefiero imaginarle tomando el té en casa de la Muerte y acariciando al gato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ojalá. Es una imagen consoladora.

      Eliminar
  7. Mi jefe no entendió encontrarme llorando y aún lo entendió menos cuando le dije que era porque había muerto Terry Pratchett, Sólo le dije "mira, no lo puedo evitar, no te preocupes".

    Ahora, que estoy a punto de tener un sobrinito, sólo pienso en hacerle pratchettiano en el futuro. Esto no se puede perder, es demasiado grande!

    Ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me sorprendió en una biblioteca pública :( Qué mal todo...

      Ánimo.

      Eliminar
  8. También era uno de mis autores favoritos...el primer libro suyo que leí, de pequeña, fue "El Color de la Magia" y la verdad es que en esa primera lectura no terminé de encontrarle la gracia...años después mi pareja se compró varios libros y después de leer "Ritos Iguales" me enganeché por completo. Mis favoritos eran los de las brujas y los de la guardia :-) que grandes momentos he pasado leyendo a Pratchett...y que grandes reflexiones se encuentran en cada uno de sus libros...yo tampoco pude contener las lágrimas al leer la noticia :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que "El color de la magia" no es de los mejores... pero luego mejoró. Y mucho. De verdad, qué revuelta tuve la tripa durante toda esa semana.

      Eliminar
  9. Colabora en un crowdfunding literario en http://libros.com/crowdfunding/prevision-24h/ Género del realismo mágico y la ciencia ficción!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo hasta qué punto es buena idea entrar a un panegírico a dejar un enlace del crowdfunding de tu novela en el que unilateralmente te comparas con el fallecido. Aparte, sin un texto de presentación en el comentario, un "oye, he leído la entrada, veo que te gusta Pratchett, he escrito esto que va en la misma línea..." ni nada similar. No. "Colabora en mi crowdfunding", y el enlace.

      Lo siento, pero no voy a difundirlo ni a colaborar. No voy a apoyar algo que me llega así. Sin embargo, el argumento me parece interesante, por lo que te deseo suerte.

      Eliminar
  10. Simplemente genial. Y yo acabo de descubrir este blog. Imperdonable!

    ResponderEliminar