viernes, 22 de agosto de 2014

La versión de la víctima

Voy a hacer una confesión: cuando me cuentan un delito contra la libertad sexual, tiendo a creer a la víctima. Bien, ya lo he dicho: me creo antes la versión de la víctima que la de los posibles, hipotéticos, supuestos, sospechosos, presuntos violadores.

“Hala”; podrá decir alguien, “¿y eso? ¿Pero y sus derechos? ¿Qué pasa con la presunción de inocencia?” Los más aventurados incluso buscarán con el dedo en la Constitución hasta encontrar el artículo 24.2, que dice textualmente “todos tienen derecho (…) a la presunción de inocencia.” ¡Ajá, pillado! ¡El autor de este blog está contra un derecho fundamental de las personas! ¡Contra los derechos humanos! ¡Inquisidor, feminazi, caraculo! Y así.

Sin embargo, yo no estoy en contra de la presunción de inocencia. Creo fervientemente que cualquier persona que sea acusada ante un tribunal debe ser considerada inocente hasta que se demuestre, por encima de toda duda razonable, que es culpable. Ahora bien: yo no soy un tribunal. Mi misión, por suerte, no es instruir un procedimiento ni juzgar un caso. No trabajo de eso y no vulnera los derechos de nadie el que prefiera creer a la víctima antes que al denunciado. Soy un simple particular. Así que no, la presunción de inocencia no tiene nada que ver con mi decisión, que se da simplemente en el ámbito privado: en mi fuero interno y en sus manifestaciones externas.

¿Y por qué creo a la víctima? En pocas palabras, porque nadie más lo hace. Es muy difícil que la víctima de un delito sexual encuentre un apoyo real, incluso entre sus familiares y amistades. Hablo de gente que crea lo que dice, que no la culpe ni le eche una reprimenda por vestir de tal o cual forma y que le ofrezca ayuda personal y profesional. Es mucha la culpa, la vergüenza y la humillación, y cualquier cosa las puede activar. No es raro encontrar a víctimas que se compadecen de su agresor o se echan encima la responsabilidad del delito, lo cual indica un nivel alto de coacción psicológica. Yo no quiero formar parte de esa presión.

Vivimos en la cultura de la violación. En la cultura de la violación, la mujer que ha sido violada es, alternativamente, una puta que miente porque se arrepiente después de echar un polvo o una imprudente que ya podría tener más cuidado. El hombre que ha sido violado es un marica y probablemente un presidiario o algo así. Y el niño que ha sido violado se lo ha inventado todo. Las víctimas no van precisamente sobradas de crédito, así que les doy el mío. Con lo que te expone socialmente denunciar una violación, la escasa comprensión que encuentras y el corto recorrido que suele tener la denuncia de hechos falsos, creo por defecto en lo que dicen las víctimas. Soy así, qué le vamos a hacer.

Y luego, a veces se demuestra que ha habido una denuncia falsa. No hablo necesariamente del caso de Málaga, cuyo sobreseimiento me parece precipitado: el sexo consentido no te deja llorando mientras inventas una historia que contarle a una patrulla que pase por allí, historia que inmediatamente reconocen dos de los detenidos. Pero vale, supongamos que estamos ante una denuncia falsa, ante una tía que decidió inventarse una violación múltiple. ¿Sabéis qué? Que me da igual.

Sí, me da igual. Obviamente lo siento por los denunciados en falso, pero no voy a cambiar mi máxima de conducta por la existencia de un pequeño número de denuncias falsas, aunque sean mediáticas. Si no nos echamos las manos a la cabeza cada vez que se desvirtúa la presunción de inocencia de un acusado no veo por qué iba yo a variar mi norma de conducta cuando se descubre que una víctima mentía. La verdad sigue siendo que las víctimas de delitos sexuales están desamparadas y tienen muchos más incentivos para callarse, tratar de enterrarlo todo y no pedir que se haga justicia que para denunciar. Que hay muchas violaciones que se callan, muchos abusos sexuales donde la víctima se culpa porque había bebido, muchos acosos sexuales que no se denuncian porque para qué. Y ése es el dato fundamental que guía mi decisión y mi comportamiento.

Estoy seguro de que habrá quien intente convencerme de que cambie de opinión. Se me dirá que esta regla de conducta no es perfecta, obviando que ninguna lo es. Que hay malas personas, gente que miente y embauca para conseguir los fines que sea, como si yo no lo supiera. Que si creo a las víctimas por sistema me van a engañar y voy a tener que retractarme en algunas ocasiones, lo cual ya tengo asumido. Y lo siento pero no: mientras exista la cultura de la violación yo seguiré apoyando a sus víctimas.





50 comentarios:

  1. solo se puede comprender la realidad del abuso escuchando a las víctimas. El resto de los detalles son accesorios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. Sólo puedes comprender la realidad del abuso escuchando esos relatos desgarrados, empatizando con las víctimas... y viendo las terribles pautas comunes.

      Eliminar
    2. Gran verdad demostrada fehaciente y lamentable y vergonzosamente por una parte nuestros representantes políticos, quienes tienen el deber de defender nuestros derechos y libertades, y se permiten banalizar comentarios sexistas.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, pero por lo siguiente: si no creyésemos a las hipotéticas víctimas, jamás haríamos nada al respecto. Diríamos, simplemente, "mientes", y ya está. Nadie investigaría nada. No habría juicios. Así pues, de algún modo, la policía, los tribunales, etc, creen, afortunadamente, antes a la supuesta víctima que a quien presuntamente ha cometido el delito; y en lugar de basarse en la fe, hacen ciencia, investigando hasta dar, en la medida de lo posible, con los hechos reales.

    De todos modos, no te preocupes por quien pueda venir ahora a llamarte feminazi, huelebragas, pagafantas o algo por el estilo. Al fin y al cabo son hipócritas. Hipócritas porque el caso de la chica de Málaga es una de las más fieles pruebas de que no todo está en favor de las mujeres ni tan mal para los varones, quienes, según dicen, son enviados a prisión a la mínima que una chica abre la boca. Pues este caso tan mediatizado muestra que no llevan razón, ya que el caso se ha sobreseído tan rápidamente. Y a pesar de ello, no se retractarán de sus palabras. Más bien pasarán de ese hecho y se fijarán en lo de que dicen que la denuncia falsa, comentando: "¿Ves como son todas unas zorras y estamos nosotros la mar de oprimidos?"; con lo cual se olvidarán de su queda de la presunción de inocencia para condenar sistemáticamente a esa chica.

    Vamos, que para los machirulos, la presunción de inocencia solo cuenta si eres varón. Las mujeres, para ellos, son culpables por naturaleza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué acertada tu reflexión...

      Eliminar
    2. Opino lo mismo que Eva; este caso demuestra claramente que una denuncia falsa (si es que eso es lo de Málaga) no tiene ningún recorrido y se desmonta fácilmente.

      Respecto de tu primer párrafo, es cierto pero se le puede dar la vuelta: muchas veces no se investiga precisamente porque las autoridades no creen en lo que cuenta la víctima en comisaría. La víctima se desanima y no pone la denuncia, no acusa o se retira en cualquier otra parte del proceso. Es precisamente esa primera incredulidad por parte de la Policía la que lastra muchas investigaciones.

      Eliminar
  3. Cuán impregnada estará la sociedad de la cultura de la violación para que un "selfie" sea una prueba de consentimiento sexual. Por esa regla de tres, todo los hombres con los que yo, mujer, me he hecho un selfie a partir de las 00:00 (amigos, amigos de amigos, compañeros de clase, del trabajo, unos tipos que pasaban por allí y me cayeron bien...) pueden violarme entre cinco impunemente y grabarlo con el móvil. Y la sociedad les aplaudirá y a mí me abucheará.

    Chica de Málaga: no te conozco, y sé que difícilmente leerás esto, pero estoy contigo.

    Vimes: gracias por tu implicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. No voy a leer la mierda que sueltan por la boca cinco violadores. Bastante tiempo he perdido leyendo la que sueltas tú.

      A pastar.

      Eliminar
    3. Gracias a ti por comentar, Anónima.

      Eliminar
  4. aónimo... un selfie y 9 testigos! 9! 5 de ellos atestiguaron haber visto todo, y todo es todo, todo el rato, contemos las cosas como son... un poquito de rigor intelectual al menos entre tanto "pim-pam-pum"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todos los testigos son como el que vio la escena de lejos y se montó su peli porno en la cabeza, apaga y vámonos. Pero vamos, que la jueza sabrá lo que ha hecho y por qué lo ha hecho.

      Por cierto, si vas a pedir rigor intelectual al menos asegúrate de escribir un comentario con las mayúsculas donde se debe y bien puntuado.

      Eliminar
  5. solo veo a un hombre devorado por sus miedos por el antiguo régimen. No das más de sí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tanto anónimo no sé si te refieres a mí o a uno de los anteriores. Pero si te refieres a mí te diré que es cierto: el Antiguo Régimen me da miedo. Sueño con que Luis XIV y Fernando VII me persiguen acusándome de ateo y masón :(

      Eliminar
  6. En vez de atestar las cárceles con hombres acusados hasta de lanzar un piropo, mejor refundamos en ellas a las feticidas o abortistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por? Con lo ricos que están los fetos. ¿Tú nunca te has comido uno, crujientito y delicioso? Yo los prefiero con salsa de tomate.

      Eliminar
    2. A los fetos humanos los comen en China. Nosotros somos un poco más "civilizados": los convertimos en cosméticos.

      Eliminar
    3. Y en Pepsi-Cola.

      Por favor, dime qué marca de cosméticos emplea fetos humanos para poder comprarla.

      Eliminar
  7. Sencillamente, im-presionante!! Suscribo todo tu artículo al 200%.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya parecido acertado :)

      Eliminar
  8. Saludos Vimes.

    Veo un problema importante con tu punto de vista.

    La presunción de inocencia no es algo que debamos tomarnos a la ligera, cosa que desde luego tú ya sabes de sobra; sin embargo, es un grave error que la presunción de inocencia se deba quedar (solamente) en los tribunales, lo cual parece ser tu criterio (al menos en el caso de la violación).

    La presunción de inocencia no es algo que aparezca en los ordenamientos jurídicos por arte de magia ni fuera de toda lógica. Más al contrario, nuestros sistemas judiciales parten de ese principio porque es un modo justo y logico de proceder más allá del mundo legalista; la presunción de inocencia en el mundo real se basa en la idea de que preferimos un mundo donde haya un culpable declarado inocente que donde haya un inocente culpado. Porque si bien el hecho de dejar un crimen impune es grave, tanto o más lo es que la persona equivocada pague por ello. Esto lo sabían los romanos, lo sabían los espartanos, lo sabían muchos otros, y por supuesto lo sabemos nosotros.

    Porque es una manera lógica de proceder, acaba en los sistemas judiciales de las sociedades avanzadas y no tan avanzadas. No sólo los sistemas legales deben dejar llevarse por ese principio, sino que nosotros también.

    ¿Y por qué?

    Pues por casos como el mentado, el de la supuesta violación de Málaga. Sabemos que las estadísticas de denuncias falsas son muy claras al respecto de lo que debemos esperar de una denuncia por violación, pero eso no quita que, independientemente de lo que digan las estadísticas, éstas no se pueden usar para juzgar ni prejuzgar a los individuos acusados. Las estadísticas se hacen tras juzgar a los individuos, no a la inversa, y por tanto decir que "como sólo un 2-8% de las denuncias son falsas voy a asumir que el acusado es culpable porque es lo más probable", es un error que puede acabar haciendo eso que no debíamos hacer, a saber, tratar como culpable a alguien que podría no serlo.

    Porque observa el caso de Málaga. En este caso, que todavía estar por ver cómo se acaba desenlazando, las pruebas presentadas en el juzgado parecen ser bastante contundentes (por cierto, muy feo eso de quitar credibilidad al testimonio de un testigo por usar cierta terminología), motivo por el cual el caso ha sido archivado. Ha sido la aparente contundecia de las pruebas lo que ha motivado que finalmente incluso la gente que, inmersa en un linchamiento público de esos que tanto nos gustan pedían la cabeza de los tres jóvenes, se haya retractado (aunque hay algún loco por ahí que sigue gritando "¡sangre!", pero los obviaré por motivos evidentes).

    ¿Qué habría pasado si no hubiera habido testigos ni el vídeo grabado por uno de los jóvenes? Es decir, ¿qué habría pasado si no hubiera habido ninguna prueba que los señalara como culpables más allá del testimonio de la presunta víctima? Pues que seguramente la jueza también habría tenido que archivar el caso, por falta de pruebas (o eso al menos quiero creer). Sin embargo, ¿qué habría ocurrido con el linchamiento público al que se vieron sometidos los acusados? ¿Habría cesado? Lo dudo seriamente, más viendo cómo sigue reaccionando alguna gente incluso a la luz de la evidencia. ¿Y con qué nos habríamos quedado entonces? Pues con cinco jóvenes falsamente estigmatizados de por vida como violadores aun siendo inocentes. Quien sabe siquiera si no habrían acabado igualmente en la cárcel.

    Eso es inaceptable. Sensiblemente más inaceptable que el que un violador quede suelto, por más que nos duela.

    Y es por eso que no solo debemos aplicar la presunción de inocencia en los tribunales, sino en nuestra vida. De lo contrario, cualquiera podríamos ser los siguientes en ser acusados de cualquier cosa injustamente, y dudo que nos gustara a nadie que nos quedáramos con el estigma de haber hecho X o Y.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La presunción de inocencia aparece en los sistemas jurídicos occidentales como un derecho frente al Estado. Por supuesto que tiene todo el sentido del mundo que sean los acusadores los que prueben la culpabilidad y que si no logran hacerlo el veredicto sea de inocencia. Pero no veo por qué eso se debe trasladar a las relaciones entre particulares. No vulnero los derechos de nadie si decido no creerme su historia salvo que me la demuestre, porque yo no tengo poder sobre la libertad de esa persona. ¿En qué le daño? ¿En un supuesto estigma? También estigmatizamos socialmente a las mujeres que son agredidas sexualmente (y de forma mucho más grave y unánime) y nadie se rasga las vestiduras por ello.

      Yo adopto mi máxima después de leer docenas de testimonios de víctimas, después de conocer los casos de exhibicionismo, acoso e incluso agresión que han sufrido mis amigas y después de leer las estadísticas que unánimemente dicen que la mayor parte de delitos sexuales no se denuncian. La culpabilización y victimización secundaria de las víctimas de violación es brutal, y empieza precisamente trasladando la presunción de inocencia a un ámbito donde no pinta nada: el privado. Traslado, por cierto, pelín hipócrita cuando viene de activistas que denuncian sistemáticamente las sentencias recaídas contra huelguistas y manifestantes. Y cuando sólo se hace en delitos contra la libertad sexual, que si alguien por la calle grita "ése me ha robado" bien que se le cree.

      Eso sí que es inaceptable: que ante la víctima que cuenta su caso la sociedad diga unánimemente "no te creo" o "tú tienes la culpa". Yo no voy a colaborar con eso; me sentiría mal haciéndolo porque iría contra mis principios. ¿Que puedo tratar como culpable a alguien que no lo es? Sí, admito esa posibilidad, pero prefiero eso a negarle mi empatía y mi apoyo a una víctima real, situación bastante más plausible con los números a la vista y teniendo en cuenta el ambiente por el que me muevo.

      Así que no: no voy a dejar de darle a la víctima mi crédito inicial. Si tengo que admitir que me he equivocado lo haré, pero desde luego cualquier persona que diga que ha sufrido un delito sexual puede contar con mi apoyo desde el primer momento.

      Eliminar
    2. Saludos Vimes.

      Vayamos por partes, como diría Jack el Destripador.

      Respecto a aplicar la presunción de inocencia en el ámbito privado, el problema es que ni tú ni mucha gente habéis sido capaces de aplicarla en el ámbito público. Tu timeline de Twitter es una muestra de ello, pues contiene bastantes tuits que justamente pecan de linchar a gente de la que no se sabe si son inocentes o culpables.

      No, aquí no se trata de tener una opinión al respecto en el ámbito privado. Hablo de salir a la calle y señalar temerariamente, como muchos habéis hecho, a gente que se ha demostrado que era inocente, promoviendo un linchamiento público propio de otros tiempos y/o lugares, y que deberíamos evitar a toda costa.

      Insistes además en una lógica, a mi juicio, bastante retorcida, al intentar quitar hierro a la estigmatización de los inocentes porque "también estigmatizamos socialmente a las mujeres que son agredidas sexualmente (y de forma mucho más grave y unánime) y nadie se rasga las vestiduras por ello". Como si una cosa justificara la otra. No. Ambas cosas están mal, e intentar vender esa falsa dicotomía de que "o se estigmatiza a unos o se estigmatiza a otros" es intelectualmente deshonesto. Porque había una tercera alternativa, que es la que debería haber seguido la gente que ha salido a la palestra a hablar durante estos días, y era quedarse en casa esperando a que hubiera una sentencia firme o algo más tangible que un "él dijo/ella dijo" alimentado por el periodismo amarillista y tercermundista de nuestros medios de comunicación. Así no se hubiera linchado a nadie, ya no sólo a ellos, como hicisteis muchos, sino tampoco a ella, como muchos más hicieron.

      (Por cierto, no entiendo lo de hablar de denuncias de huelguistas o manifestantes o de cómo actuar en un robo callejero, y tildar de hipócrita, como si supieras mi opinión al respecto.)

      Estoy de acuerdo en que la sociedad no dé la espalda a ninguna presunta víctima, ni que se las estigmatice. Pero es que también estoy en contra de que se acuse y linche públicamente a gente de la que no se sabe si es culpable. Es curioso, y un pelín hipócrita ; ), cómo la vara de medir funciona de dos maneras según al que se prejuzgue. Porque, insisto, se puede estar fuera de esa falsa dicotomía que planteas y no hacer ni lo uno ni lo otro.

      Y yendo ya al último punto, me gustaría que respondieras a uno de los puntos que hice y que creo que has dejado sin responder (corrígeme si me equivoco). Me refiero a lo de "¿y qué habría pasado si no hubiera habido pruebas tan aparentemente contundentes para archivar el caso?". Esto ya es curiosidad, me interesa saber qué harías en este tipo de situaciones.

      Eliminar
    3. Contesto sucintamente:

      -Mi cuenta de Twitter no es "espacio público" en el sentido que yo le he dado en mi comentario anterior, que es el de "Estado". Mi cuenta de Twitter es una manifestación pública, social si quieres, de mi pensamiento.

      -Quedarse en casa esperando es algo contrario a mis principios, que son, como sabes, darle crédito a la víctima. Lamento informarte de que es prácticamente imposible suspender el juicio, y menos en un caso tan mediático como éste: el "esperamos la sentencia" sólo lo dicen los colegas del acusado. En este caso concreto es consecuencia de esa "cultura del escepticismo" (1) hacia la agresión sexual que constituye la cultura de la violación. Pretender que no crees a nadie porque eres de una objetividad exquisita es hipócrita y no apoya a la víctima.

      -El último punto no voy a responderlo, pero vamos: en ausencia de pruebas concluyentes de inocencia yo sigo creyendo a la víctima. Qué malo soy que me salto la presunción de inocencia y bla bla bla.

      Releo lo escrito y no puedo dejar de pensar que he puesto lo mismo tres veces: en la entrada y en las dos respuestas. Tus dos comentarios tampoco se diferencian mucho entre sí, así que asumo que la discusión es estéril porque partimos de un desacuerdo de base. Por mi parte, acaba aquí: no responderé más.




      (1) Término sacado de esta entrada de Miguel Lorente: http://miguelorenteautopsia.wordpress.com/2014/08/24/violaciones-de-pelicula/

      Eliminar
    4. Tu cuenta de Twitter tiene el carácter público que se contrapone al carácter privado en el que tú has dicho anteriormente que es ridículo aplicar el principio de presunción de inocencia. La presunción de inocencia no es algo aplicable sólo a nivel de Estado, justamente por casos como éste. Espero que no hayas olvidado el famoso caso de la portada de ABC con "la mirada del asesino de una niña de tres años"; ¿qué posición mostraste en ese entonces?

      Pero que vamos, que si partes de la base de que la presunción de inocencia es un "escepticismo" al parecer salido de la manga, y que forma parte de la cultura de la violación, sí, definitivamente hay un problema de desacuerdo de base y no tiene sentido seguir debatiendo.

      Pero oye, ha sido divertido.

      PD: para no responder el último punto, bien que lo has respondido. Touché.

      Eliminar
  9. Un trocito que no me cabía en el comentario anterior:

    Porque además, Vimes, hay una parte de tu artículo que me ha dejado la sangre helada, totalmente inesperado viniendo de ti. Cuando dices con absoluta frialdad que "te da igual" que sea una denuncia falsa y que "lo sientes por los denunciados", así como agitando la mano en plan condescendiente, estás cometiendo el mismo grave error que el que comete la gente que trivializa asuntos tan graves como las violaciones o la discriminación hacia la mujer. Deja que te lo ponga en otros términos, para que quede más claro:

    - "Bah, cinco personas podrían haber sido estigmatizadas de por vida como violadores. Me la suda".

    - "Bah, esa mujer seguro que se lo merecía, iba provocando con esos pantalones cortos. Me la suda".

    A mí me parecen dos maneras muy similares, y erróneas, de tratar temas de extrema importancia en los que lo último que necesitamos es de un hooliganismo que banalice el análisis exhaustivo que cada caso se merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento haberte decepcionado, desconocido de Internet :(

      Eliminar
  10. Pero este asunto ya está cerrado ¿no? La denuncia fue falsa, fue sexo consentido, con testigos, entre ellos compañeros de trabajo, trabajadores de la hamburguesería de al lado, transeúntes y gente no implicada.

    Cuando una persona denuncia algo así hay que creerla en principio, por supuesto, respetando la presunción de inocencia y ateniéndose a las pruebas.

    El caso es que esto es un caso de libro de denuncia falsa. Ella debe ser juzgada por ello y, llegado el caso, condenada o absuelta.

    Y para dejar las cosas claras, las víctimas aquí son ellos, ella es la culpable, todos los testimonios demienten su versión y hay un vídeo que así lo atestigua, de forma que esta mujer debe de pagar por haber denunciado en falso y estigmatizado a unas chavales inocentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la denuncia fue falsa está por demostrarse. Pero vamos, que aunque se demuestre es irrelevante a efectos de la máxima de conducta que yo sigo.

      Eliminar
  11. Nadie ha dicho que la denuncia sea falsa , ningún juzgado.Lo que se ha dicho que no se les puede encausar por falta de pruebas.

    ¿Y la presunción de inocencia en las mujeres existe o no?

    Kuxille

    ResponderEliminar
  12. ¿Borrando comentarios disidentes, Vimes? El nivel sube por momentos.

    ResponderEliminar
  13. A ver, a mí me da la impresión que no se puede juzgar a alguien cuando es su palabra contra la de muchos testigos no implicados, hombres y mujeres que afirman (sin conocer a ninguna de las partes) que era consentido, que ella los vio y sabía que estaba siendo vista, eso por un lado (se presupone que todo el mundo dice la verdad, denunciante, denunciados y testigos) y por otro, que la versión de ella sea tan distante de la realidad (por ejemplo en la hora de salida del trabajo, ella dice las 7 y su jefe y compañeros las 3)

    ¿Que podría haber sido una relación consentida y de repente se volvió una violación? Es posible, por supuesto que lo es, pero entiendo que la juez presupone que en ese momento y dado que había gente alrededor, ella podría haber gritado o pedido ayuda.

    Comprendo que es un caso difícil, que hay cosas extrañas, pero cuando la acusación es tan débil, los testigos se posicionan libremente a favor de los acusados y existe un alto riesgo de estigmatizar a los acusados, no se puede continuar el proceso. Creo que esa es la posición de la justicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo siento, pero lo que opinen testigos lejanos me parece poco relevante. Salvo que estuvieran follando en medio de la feria, los testigos no pudieron ver gran cosa, dado que en ningún momento parece que los hechos sucedieran con una violencia física relevante. ¿Qué va a haber visto una persona que iba de paso o el dueño de una caseta que mira desde lejos mientras atiende el negocio? Por muchos testigos que haya, hay que valorar lo que pudieron ver.

      Y sí, ella podría haber pedido ayuda: ¿acaso el no haberlo hecho es signo de algo? ¿Ahora estar asustada y confundida implica consentir?

      No sé, lo único que creo que verdaderamente pesa contra la denunciante es haber mentido en temas como la hora de salida. ¿El resto? A mi juicio, insuficiente para archivar.

      Eliminar
  14. Yo me pongo en la piel de la chica y, o bien es verdad lo que dice y no fue tan consentido o dejo de ser consentido en algun momento (que es una posibilidad que parece que nadie tiene en cuenta, que en algun momento ella por cualquier cosa quisiese parar y ellos no respetasen esa negativa. Y recordemos que "el video" son dos videos de menos de un minuto...)
    Creo que nadie en su sano juicio consiente ese tipo de relacion, permite que la graven, y luego denuncia una violación y comunica la existencia de ese video donde se muestra el consentimiento como prueba de que no lo hay... Eso es raro, cuanto menos.
    Hoy ademas he leido esta frase "Además, uno de los chicos argumenta que robaron el bolso y móvil de la chica al “disgustarse” con ella porque “sólo” quería mantener relaciones con los otros dos" en un periódico nacional. Si esa argumentacion la dice el acusado, lo siento, pero si crees que el no consentimiento de una mujer te da derecho a cometer un delito, no veo porque no creer que cometiste el otro.
    Evidentemente desde mi posicion es facil puesto que mi opinion no determina la condena del acusado, y mi postura siempre estará sesgada como mujer y como víctima de abusos en el pasado. Pero como no es lo mismo "sobreseído por falta de pruebas" que "inocente" y, en vista de que la gente lo confunde, alguien tiene que estar del lado de la víctima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy bastante de acuerdo. Creo que en este caso hay demasiadas incoherencias como para darle carpetazo.

      Eliminar
  15. Hay quien dice que la presunción de inocencia culpabiliza a la víctimade una agresión sexual...podrías hacer una entrada sobre eso, porque hay gente que aplica una vara de medir distinta a la p. de inocencia según el delito.Y tú lo explicas todo tan clarito que da gisto leerte. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Serás tú el anónimo con el que discutí más arriba? ¿Serás otro? Ah, nunca lo sabremos.

      Eliminar
    2. P.D: Seas quien seas tienes una comprensión lectora de mierda.

      Eliminar
  16. Queria contestarte y para ello voy a plagiar o tomar de Internet un argumento que me ha gustado y que constesta a unos comentarios lanzados desde la pagina de Publico
    Dice asi:

    "En este enlace de publico http://blogs.publico.es/shangaylily/2014/08/24/en-malaga-las-violaciones-son-relaciones-consentidas/ podemos leer sobre la violación de Malaga lo siguiente:

    • “Una ola de asombro y estupor ha embargado a toda España, la que vive en el siglo XXI, claro, la otra está dilucidando si la tierra es plana o redonda, al saber que la oscura jueza María Luisa Cienfuegos Rodríguez, que ha llevado el caso de la joven violada por cinco hombres en Málaga, ha decidido, con una prisa nada tranquilizadora, archivar una terrible denuncia de violación. Por supuesto, inmediatamente hemos tenido que sufrir todo el circo mediático machista que nos ha recordado el .........

    La primera es que ya que tiene tanta importancia en este caso ser moderno o no yo nací en el siglo pasado, en el XX, por tanto mis esquemas mentales probablemente sean anticuados, arcaicos y machistas frente a los mas progres, avanzados y civilizados del autor del comentario.

    Según parece encarcelar a alguien, mandarle o no a prisión, lo mismo que otro tipo de decisiones debe depender de la imagen que uno quiera ver en el espejo.
    Si quiero verme como progre, joven e izquierdista tengo que tener claro que cual ha de ser mi posición en un caso de supuesto maltrato de género o violación.
    Y ya que es tan importante la modernidad debemos recordar que hasta hace poco, muy poco no existía no solo Internet, sino tampoco los teléfonos móviles ni las posibilidades de hacer selfies ni fotos. Hasta hace muy poco no existía esa posibilidad.
    Y creo sinceramente que yo si hubiera formado parte de un jurado popular que tuviera que dar un dictamen de culpable o no culpable en ese caso, o en otro parecido, siempre, siempre hubiera dado el de culpabilidad.

    Siempre, siempre, a pesar de ser un hombre de un siglo anticuado y con esquemas anticuados heteropatriarcales.
    Pero los hubiera condenado siempre, siempre, que no hubieran habido esas pruebas que parece que ha habido en Málaga.
    Entonces te preguntas cuantos pobres desgraciados han sido violados y tratados como criminales por no haber probado su inocencia. Por no haber gravado el acto sexual.
    La modernidad tiene eso precisamente. Que genera muchas contradicciones.
    Hasta hace poco, muy poco no existían las pruebas de ADN. Y hasta hace muy poco no se empleaban mas que para buscar culpables. Solo culpables. Asesinos y violadores. Solo varones, evidentemente.

    Y solo varones han sido encarcelados, ejecutados y violados por esa supuesta culpabilidad.
    Solo reciente, muy recientemente esas pruebas de ADN se están utilizando para demostrar la inocencia. Y dicen en USA que el ADN demuestra que por lo menos 20 de cada 100 son inocentes, pero eso a nadie le importa. Que al menos 20 de cada 100 presuntos violadores o asesinos-violadores son inocentes. Y que a esos 20 que ejecutan, violan o encarcelan y que el ADN demuestra su inocencia hay otros ….que sumar.

    Otros en que no es la falta de ADN sino la falta de otro tipo de prueba pericial.
    Prueba pericial como un selfie, o un video grabado en un teléfono móvil del siglo XXI para machistas hetero-patriarcales del siglo XX muy dispuestos a condenar. "
    Y aquí sigo yo
    Por ello tal vez sea mejor tapar con tierra dichas pruebas de ADN, dichos selfies, grabaciones y etc.
    No solo porque ponen en evidencia todoo un sistema judicial y penal sino toda una corriente de pensamiento y e ideología como la tuya y la mia que obviamente hubiera condenado si o si en un caso de violación como el Malaga, en un juzgado popular donde pensariamos siempre, siempre que el consentimiento por parte de la victima era una fabula igual de popular.

    ResponderEliminar
  17. Y querria añadir algo mas.
    Cada vez que se habla de la violación se habla de un mal que parece que padecen en exclusiva las mujeres.
    Sin entrar en los temas de pedofilias, etc quiero recordar que aunque no lo parezca el grupo de población con mas probabilidades de sufrir todo tipo de abusos sexuales es la población carcelaria seguido por los soldados del ejercito.
    En USA, que es de donde nos vienen todas las ideas, porque no tenemos ni una propia y todas son de prestado, se ha demostrado que una mujer en el ejercito tiene 10 mas probalidades de ser violada que una civil.
    10 veces.
    Lo que no dicen es que un recluso tiene 5 veces mas probabilidades que un soldado o una soldado.
    Si alquien hace una sencillo calculo basta con recordar que en USA son mas de 1 millon de soldados y casi 2 millones de reclusos. De esa población la gran mayoría son varones.
    Conclusion: aunque suene raro en USA al año se violan mas varones que mujeres

    ResponderEliminar
  18. Dices literalmente:
    “Voy a hacer una confesión: cuando me cuentan un delito contra la libertad sexual, tiendo a creer a la víctima. Bien, ya lo he dicho: me creo antes la versión de la víctima que la de los posibles, hipotéticos, supuestos, sospechosos, presuntos violadores.”
    A mi me preocupa bastante que la gente diga cosas como esa. Cuando alguien culto como tu dice cosas como esa demuestra en que sociedad vivimos. En una sociedad donde la demagogia y la tergiversación del lenguaje permiten todo tipo de corruptelas.
    Hablas de delitos contra la libertad sexual. Y hablas de creer a la victima.
    Que yo sepa en todo proceso de supuesta violación el mundo no debería estar dividido entre verdugos y victimas, entre buenas y malos sino entre parte acusada y parte acusadora, entre abogado, y fiscal.
    Lo bueno de pensar como tu es que posibilita tener un sistema de justicia rápido y económico. De hecho sobran el abogado, el fiscal, sobra el procedimiento penal, sobra el juez o la juez, y de hecho sobra hasta la Ley.
    En tu sistema con una buena soga nos da de sobra.
    Creo que America hace unos años también creían como tu a las victimas.
    A las mujeres blancas, quiero decir.
    De hecho creo que para eso fundaron el Ku-Klux-Klan, para que ninguna violación de mujer blanca quedara impune. Se puede ver en una gran película: El Nacimiento de una gran Nacion.
    De hecho en estados progres como el de Alabama existía la pena de muerte por violación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dime: ¿cuántos años te cayeron? ¿Quince por violación y seis meses por no saber leer?

      Eliminar
  19. Tu claramente has distinguido el caso entre violadores y victima, no entre parte acusada y parte acusadora.
    Si la violación realmente se produjo la victima era ella, de eso no hay duda, pero tampoco que si ella mentía y la relación fue consentida las victimas eran ellos.
    De eso tampoco porque han sido objeto de un linchamiento mediático y han estado expuestos a la cárcel.
    Para mi el consentimiento de ella y el grado de violencia e intimidación de ellos era lo que marcaba en este caso el carácter de víctima.
    Para ti en cambio en este caso y en todos los casos de supuesta violación o maltrato el carácter de victima lo da el sexo.
    ¿O el genero? ¿Se dice así no? Para ti el carácter de victima lo da el genero gramatical. El femenino concretamente.
    Supongo que en los robos y asesinatos habrá que actuar igual
    Creo que no es tan difícil de entender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué novedad, alguien diciendo que "género" significa "género gramatical". ¿Qué será lo siguiente, citar la RAE? La pena es que nunca lo sabremos porque borraré tus siguientes comentarios. Bueno, quizás si pierdes mucho los nervios y te pones a acusarme de censor permita que se queden.

      Oye, ¿estás en tercer grado o es que ahora las cárceles tienen wifi? Te quejarás...

      Eliminar
  20. He llegado a tu blog buscando esa noticia tan indignante del tipejo ese que se dedica a dar patadas a mujeres...
    Solo decirte que yo tuve un episodio bastante feo con alguien que empezó a forzarme. No se lo conté nada más que a mi madre,y a algún " amigo". La gente no te cree, creen que exageras,y encima tú te sientes culpable. " la culpa la tengo yo, porque si te vas con un hombre este puede entender que quieres sexo...". Cosas así puede llegar a prnsar una. De esa historia me ha quedado cierto miedo a verme con un hombre, a no ser que sea muy conocido, a quien veo todos los dias. El año pasado la primera vez que sali con un chico, un amigo que veia a menudo, sentí ese terror..."¿y si me obliga?". El individuo que hizo eso..., no comprendo cómo sigue en la sociedad. Supongo que todas nos callamos por miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues genial. Tú fuiste víctima de una agresión sexual y ahora eres tú la que tiene secuelas psicológicas y miedo a hablar.

      Colaboro con una web de asistencia a víctimas de violencia sexual: www.mehanviolado.com. No podemos ofrecer ayuda directa, pero tenemos listas bastante completas de recursos a los que puede acceder quien haya sufrido un delito sexual. Por si te interesa ;)

      Eliminar