domingo, 14 de julio de 2013

Retractación

No sé cómo empezar este post, porque supone una retractación pública de todo lo que he pensado hasta ahora. Yo siempre había defendido el eufemísticamente llamado “derecho a decidir”. Siempre había considerado que el derecho de los ya nacidos estaba por encima de esas masas apenas vagamente antropomorfas. Y que si había, por ejemplo, menores de edad internados y privados de conciencia y podían ser salvados mediante la destrucción de una de esas masas, era totalmente legítimo hacerlo.

Ahora ya no estoy tan seguro. Estas semanas han circulado por Internet unas fotos de uno de estos pequeños seres humanos a los que yo llamaba eufemísticamente “masas”. Por un proceso natural había sido arrancado antes de tiempo del lugar en que crecían hasta su completa maduración. Ver las fotos de esos seres, en todo iguales a una persona completamente desarrollada, produjo un vuelco en mi corazón. Imaginar a médicos, a gente que presuntamente se preocupa por la salud de otros, extrayendo a esos seres y troceándolos sólo por la voluntad de alguien me retuerce las tripas.

Dicen los antivida que estamos hablando de seres sin sistema nervioso. Sin embargo, hay pruebas de que lloran cuando se les hace daño: ¿cómo no van a tener entonces sistema nervioso? Los que hasta hoy han sido mis compañeros de filas mienten vilmente: cualquiera que busque fotos por Internet puede apreciar las caritas de estos pequeños seres humanos retorciéndose cuando han sido vilmente acuchillados.

Hay quien dirá que asesinarlos es necesario. Y yo digo, ¿cuándo es necesario el asesinato? ¡Nunca! Sí, es cierto, hay menores de edad que necesitan un medicamento hecho con trozos de estos pequeños hombrecitos, pero poniendo en una balanza la muerte de un bebé y la mera salud de alguien ya nacido, debe evitarse aquella a costa de ésta, por muy duro que suene. Habrá quien alegue que las personas que necesitan el medicamento no tienen culpa de estar petrificadas, que Hogwarts ya no es un lugar seguro, pero yo digo: ¡que no hubieran estado levantadas a esas horas! No es que sea culpa suya que las haya petrificado un basilisco, pero si se hubieran quedado en sus salas comunes ahora no nos veríamos en esta situación.

Y se me llamará cruel, pero prefiero que Colin Creevey, Hermione Granger o Nick Casi Decapitado queden petrificados de por vida a que se mate a una sola raíz de mandrágora más.



(Post inspirado por @oideun)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada