lunes, 27 de mayo de 2013

Por qué no celebro el día del Orgullo Friki

Soy friki. No creo que eso sea una sorpresa para nadie, teniendo en cuenta mi nick. Me gustan la fantasía y la ciencia ficción, jugar al Munchkin y al Catán, leer webcómics, el steampunk, los maratones de películas y series e ir a salones para que los autores me firmen. Podría tener más aficiones si tuviera más dinero, pero no creo que a nadie le queden dudas de que soy bastante frikazo.

Y sin embargo, ayer no celebré el día del orgullo friki. No sólo porque me parece absurdo estar orgulloso de algo que no te ha costado esfuerzo (no, conseguir bajarte la versión de El retorno del jedi donde Darth Vader no dice “NOOOOOO” no cuenta como esfuerzo), sino por los estereotipos que promueve. Están bastante bien reflejados en su material, especialmente en esa lista de derechos y deberes que se han currado y que da un poco de vergüencita ajena.

Si entiendes la referencia igual un poco frikazo sí eres.

Los estereotipos que promueve el día del orgullo friki son los siguientes:

       1.- Varón. Este es sin duda el prejuicio que más me cabrea. El buen friki es varón. Una buena prueba sobre lo cerrados que son los frikis estereotípicos a la presencia femenina en sus ambientes se encuentra en esta página de Pepper Ann de 1998. Las mujeres que entran a lugares frikis son, salvo excepciones (ya sabéis, lógica “todas putas menos mi madre”), posers que no tienen ni idea de Lo Friki. Por supuesto, esta idea no se corresponde con la realidad. Pese a que sea innegable la mayor presencia masculina en el medio, nada impide que una mujer tenga las mismas aficiones que un hombre y en la misma intensidad, y de hecho muchas las tienen.

       2.- Obsesivo. El friki tiene aficiones. El buen friki según los estereotipos tiene obsesiones. No le gusta One Piece: lo sabe todo de One Piece. No ha leído a Martin: no habla de otra cosa que no sea Martin. No aprecia la obra de Whedon: discursea extensamente sobre “Firefly”. En definitiva, es un coñazo de ser con el que nadie ajeno a su afición puede estar sin aburrirse. A mí que me expliquen por qué esto es una característica a reivindicar. Además, entronca directamente con el tercer estereotipo, que es…

       3.- Sociópata. El buen friki no tiene novia, salvo el raro caso de que ésta sea friki (ver punto 1). No tiene amigos ajenos a su afición. No tiene más hobbys que sus gustos frikis. Y lleva con orgullo esta condición. No hace deporte, no sale, no participa en causas políticas, nada. De nuevo, no creo que aquí haya nada que reivindicar: la cerrazón por la cerrazón, sólo eso.

       4.- Gordo. El buen friki es gordo, lleva gafas y tiene granos. No seré yo quien se queje de los discursos que tratan de destruir la normatividad del aspecto, pero no creo que reivindicar la gordura sea el camino. Por dos razones: primero, porque el friki que está gordo lo está después de cebarse a comida basura y llevar una vida sedentaria; segundo, porque sustituir una normatividad por otra es absurdo.

       5.- Elitista y especializado. El buen friki lo es de uno o varios campos, y de esos campos se ha visto / leído / jugado todo. Entrará en una medición de pollas absurda con cualquiera que alegue saber más que él sobre ese tema. Y, sobre todo, si ve que algo se está haciendo demasiado popular huirá de ello para internarse en regiones recónditas de la subcultura, a ser posible aún no traducidas al español. No sólo eso, sino que renegará de su antigua afición. Lo cual me hace preguntarme, ¿de verdad era su afición? Quiero decir, a mí, que me gusta Pratchett, no se me ocurriría quejarme si de repente se hace popular. Las novelas del Mundodisco no se van a joder porque las lea gente que no es friki. Que CDHYF haya pasado al mainstream no me supone ningún problema, porque considero que son buenas obras (salvo Danza de dragones) y me alegra que la gente las disfrute. Me parece básico, no sé.

Releo lo escrito y me parece un hombre de paja. Y efectivamente lo es: ningún friki que conozca es así. Ningún friki que yo conozca quiere ser así. Por eso el estereotipo es un estereotipo y no una descripción. Y por eso yo no celebro el día del Orgullo Friki.


8 comentarios:

  1. Joder, pues si alguien cumpliera todas esas directrices, un poco orgulloso sí podría estar. Sería un espécimen ÚNICO.

    ResponderEliminar
  2. Bueno. Acepto tus motivos pero no estoy de acuerdo, ya que estos actos permiten una visualización. Yo mismo me pasé por el evento del Expotaku con mi cara de rara avis y mis pintas un tanto macarrónicas (para que negarlo: Mi chupa de motero y mi camiseta de Mötley Crüe en medio de cosplayers...) y mirando mal a los "abrazos gratis". Sin embargo, no me siento encajonado en ese colectivo.

    No estoy gordo (ligera barriga cervecera), tengo novia, no encajo en "sociópata", tengo mis puntos obsesivos pero no llego a extremos y si: Soy varón y un tanto elitista. Sin embargo paso al instante del "¡¿Que no has leído V de Vendetta?! ¡Tu vida está incompleta!" al "Te lo presto".

    PD: Al menos habrás celebrado el glorioso 25 de Mayo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, nadie encaja en el estereotipo xD. Yo soy varón, moderadamente obsesivo, nada sociópata, cada vez menos gordo y casi nada elitista (al menos en cuanto a aficiones).

      El Glorioso 25 de Mayo es SAGRADO.

      Eliminar
  3. Pero y lo cómodos que son los estereotipos manidos para hacer chistes chuscos y no esforzarnos en entender realmente cómo es el mundo, qué.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor funciona a base de estereotipos... :p

      Eliminar
  4. No todo el mundo está gordx por comer "comida basura" y llevar una vida sedentaria y reivindicar la gordura no me parece algo negativo en absoluto (sí que sea el único modelo admisible y además que se utilice para convertir a esa persona en chiste ambulante).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que no todo el mundo está gordo por comer comida basura, pero en el estereotipo que critico, el friki sí lo está. Y desde luego es motivo de chiste.

      Eliminar